¿Tienes que hacer un viaje largo en coche con tu bebé? Te damos algunos consejos para que el trayecto os resulte lo más confortable posible a todos

 

Cuando se trata de viajar en coche con bebés, debemos extremar no solo las medidas de seguridad, sino las que puedan contrarrestar los efectos secundarios como los mareos o los dolores de oído. A continuación damos varios consejos para que el viaje transcurra sin problema; después de todo, si nuestros hijos viajan cómodos, nosotros también lo haremos.
 
Cada bebé es un mundo y gran parte del rol que tenemos como padres es ir descubriendo lo que les gusta, lo que les molesta o lo que les perjudica. Los viajes demasiado largos puede ser una de esas cosas que no le sientan igual a todos: a algunos les encanta el movimiento de los coches por la ventana, otros se quedan dormidos y otros reaccionan con el llanto descontrolado en cuanto los ponen en el asiento trasero. 
 
Si aún no sabes cómo se comporta el tuyo, puedes hacer un viaje corto de prueba, en el que el niño vaya en la misma posición que iría en el viaje y dependiendo de cómo reaccione, tomar las medidas necesarias para mejorar su comodidad. Y lo más importante: aunque cuentes con tu seguro de coche Allianz no olvides hacer una revisión general para evitar accidentes en el camino. 
 

¿Qué hacer para tener un viaje tranquilo?

1. Lleva juguetes suficientes y material de entretenimiento: los juguetes que suele llevar en el carrito de paseo también son óptimos para llevar en su silla de coche. Los juguetes dependerán de la edad de tu bebé, pero pueden ir desde peluches pequeños, juguetes que emitan sonidos o luces que llamen su atención, hasta dispositivos electrónicos donde pueda ver videos o jugar con aplicaciones aptas para su edad. 
 
2. Lleva música adicional para el viaje: cuando nos convertimos en padres, nuestros hijos pasan a ser nuestra mayor prioridad y un viaje largo por carretera no es la excepción. Incluye entre las cosas para aguantar el viaje discos con canciones infantiles o audiolibros que pueda oír la familia entera mientras vamos conduciendo. De esta manera se creará un ambiente de juego grupal que hará sentir al niño como en casa y que le amenizará el trayecto. 
 
3. Viaja a su lado: por normas de seguridad tu hijo debe viajar en el asiento trasero y preferiblemente de espaldas a los asientos delanteros del coche. Sin embargo, no todos los niños disfrutan de esta posición, sobre todo porque no tienen en su campo visual a sus padres. Si es el caso de tu hijo, viaja a su lado: tu voz y tus caricias lo harán sentir más seguro durante el viaje. 
 
4. Cuida la temperatura del coche: el frío intenso puede ocasionarle mucosidad e incluso dolor de oídos, y el calor exagerado puede causarle sarpullidos e inquietud durante el viaje. Para que un bebé duerma cómodo, debe estar en una temperatura que oscile entre los 20 y los 24 ºC. No olvides instalar parasoles en las ventanas traseras para protegerlo del sol y cuidar su piel durante el viaje. 
 
5. Conduce a una velocidad prudente: esto no es solo una medida de seguridad, sino una manera de no sobresaltar demasiado a tu bebé. Conducir de manera brusca, con cambios de velocidades repentinas, pueden poner a tu bebé nervioso. Lo mejor es intentar mantener una velocidad constante; puede que tardes más tiempo en llegar a tu destino, pero tu bebé irá más tranquilo. 
 
6. Haz paradas cada cierto tiempo: salir del coche, estirar las piernas y estar al aire libre, le vendrá bien tanto al bebé como a todos los que viajan contigo. 
 
7. Lleva comida para darle durante el trayecto: biberones listos, leche materna envasada o alimentos sólidos para los niños que puedan comerlos, son importantes para aguantar el viaje con energía. 
 
8. Evita los mareos con la ayuda de tu pediatra: puedes consultarle antes del viaje qué medicamentos puedes darle a tu bebé para evitar los mareos durante el viaje o para combatirlos en caso de que pase. 
 
9. Busca la silla de viaje ideal: la silla no es solo para que viaje cómodo, sino una medida de seguridad obligatoria al viajar con niños. Hay muchos modelos en el mercado, pero trata de buscar la más acolchada para que hacer el viaje lo más cómodo posible. 
 
10. Lleva todo lo necesario a mano: pañales de sobra, toallitas húmedas para limpiarlo en caso de necesitarlo, ropa de recambio, una manta para abrigarlo ligeramente, comida y medicinas. Contra más preparados viajemos, menos inconvenientes tendremos durante el trayecto y le aseguraremos un viaje mucho más cómodo a nuestro bebé.