Parques Nacionales, escenarios de película, desiertos y carreteras interminables son algunos de los atractivos de una ruta por la Costa Oeste

 

Viajar a EEUU es una de esas experiencias que hay que plantearse, al menos, una vez en la vida. La riqueza de sus paisajes naturales así como sus impresionantes ciudades son reclamo habitual para millones de turistas cada año. Seducidos por escenas vistas una y mil veces en producciones cinematográficas multimillonarias, los viajeros caen rendidos a los encantos de la Costa Oeste que comprende, fundamentalmente, California, Oregón y Washington, además de Arizona y Nevada (aunque estos dos últimos no son estados costeros). 


Dada su vasta extensión y lo limitado del tiempo que, en la mayoría de las ocasiones, podemos dedicar a las vacaciones, la cuestión principal a resolver es ¿qué visitar? La respuesta depende, en buena medida, del tipo de viaje que quieras plantear. Sin embargo, con independencia de si eres más de montaña, de turismo cosmopolita o cinéfilo confeso, merece la pena marcar algunos puntos estratégicos en el itinerario. 


Aquí va nuestra selección de 5 lugares imprescindibles que visitar en la Costa Oeste de Estados Unidos (y algún extra) para que aproveches al máximo la experiencia. 

 

Paradas en tu ruta por la costa oeste:

Las Vegas
La estampa de los grandes casinos y edificios llenos de luz que seducen al viajero es inconfundible en Las Vegas. La ciudad más grande del estado de Nevada es una parada obligada si viajas a la Costa Oeste de Estados Unidos. Poner un pie en la metrópoli del juego por excelencia te devolverá una estampa irrepetible de riqueza, luz y agua que contrasta con su ubicación en medio del desierto. No obstante, conviene que no te dejes cegar por la espectacularidad de la escena y, evites situaciones que puedan, por ejemplo, llevarte a problemas con la autoridad. En cualquier caso, un seguro de viaje con las coberturas apropiadas te ayudará con cuestiones como fianza o abogados. 

 

 

California State Route 1
También conocida como la ‘Big Sur’ esta carretera es otro de los escenarios que no puedes perderte en tu viaje a la Costa Oeste de Estados Unidos. Transitar por ella no sólo te llevará desde San Francisco hasta los Ángeles, sino que te permitirá sentirte como un auténtico protagonista de las míticas road movies norteamericanas. Acantilados y playas son algunos de sus reclamos aunque eso sí, más allá de disfrutar del camino, reserva un tiempo para disfrutar del punto de partida y destino.

 

San Francisco y los Ángeles
Asentada en más de 50 colinas y con un pasado marcado por la fiebre del oro o el Verano del Amor, San Francisco es una ciudad para perderse en sus tranvías, disfrutar de sus casas multicolores de estilo victoriano o sus pintorescos barrios. En Los Ángeles, otro de los lugares imprescindibles del itinerario. La meca del cine atrae cada año, a miles de turistas y, un viaje por la Costa Oeste, no puede prescindir de un paseo por Hollywood Boulevard, un atardecer en el Muelle de Santa Mónica, una parada en los parques temáticos de Disneyland y Universal Studios Hollywood y, cómo no, de un buen posado en el popular cartel de Hollywood.

 

Gran Cañón
Seguro que has visto miles de fotos de esta maravilla de la naturaleza y, fiel a su nombre, el Gran Cañón del Colorado, al norte de Arizona, es apabullante. Esta garganta excavada por el río Colorado fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979 por la UNESCO y forma parte del parque nacional del mismo nombre. 


Si eres de los que no pierde detalle de unas buenas vistas, la Costa Oeste te ofrece innumerables escenarios para poner tu cámara de fotos a trabajar. Otras recomendaciones para tu viaje que te darán buenas instantáneas son Bryce Canyon  (al sur de Utah), Antelope Canyon (también en Arizona) o Horseshoe bend (meandro del río Colorado sencillamente, impresionante).

 

Yosemite y Yellowstone
En nuestra selección de lugares imprescindibles que visitar en la Costa Oeste no podían faltar dos de los Parques Nacionales más conocidos de Estados Unidos. Aunque ambos están separados por más de mil kilómetros, si tienes tiempo y sientes pasión por la naturaleza, no te los puedes perder. Eso sí, dedica tiempo a organizar la ruta, aplaca tu espíritu aventurero y no olvides contratar un seguro de viaje con cobertura médica si tienes en mente sucumbir a la experiencia de escalar paredes de casi un kilómetro de altura en Yosemite, o dejarte embriagar por las excursiones a través de piscinas hirvientes, géiseres y fauna salvaje en Yellowstone. Más vale prevenir.  
¿Listo para “cruzar el charco”?