Allianz alerta sobre los nuevos riesgos de la navegación, un siglo después del Titanic

  • La seguridad marítima ha mejorado enormemente desde el Titanic, pero permanecen desafíos que superar
  • La flota marítima mundial se ha triplicado y, a la vez, han descendido las pérdidas en navegación
  • El aumento en el tamaño de los buques, el factor humano y la navegación por el Ártico han sido identificados como algunos de los retos más importantes
  • Los grandes desastres marítimos han generado mejoras en la seguridad

A pesar del importante aumento de la seguridad durante los cien años transcurridos desde el Titanic, la industria marítima se enfrenta a nuevos desafíos impulsados por el continuo crecimiento de la navegación en todo el mundo.

 

En los 100 años que nos separan del hundimiento del buque británico, la flota mercante mundial se ha triplicado hasta superar las 100.000 naves, aunque las tasas de pérdidas anuales en navegación han bajado de un barco de cada 100 en 1912 a un barco de cada 670 en 2009.

 

Si bien determinados factores, como las nuevas tecnologías y la regulación, han mejorado significativamente la seguridad marítima, siguen apareciendo nuevos riesgos. El informe de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), "Seguridad y navegación 1912-2012: del Titanic al Costa Concordia", basado en un estudio del Centro de Estudios Internacionales de Navegación Marítima de la Universidad de Cardiff (SIRC, en sus siglas en inglés), refleja varios desafíos clave para la industria. Entre ellos, la creciente tendencia a "sobredimensionar" los barcos y las presiones sobre los costes que llevan a los propietarios de navieras a contratar sus tripulaciones en países emergentes, donde los estándares de formación y evaluación pueden ser poco consistentes.

 

Otros riesgos significativos para la seguridad incluyen la reducción de personal en las tripulaciones, lo que puede poner en peligro los márgenes de seguridad y favorecer los "errores humanos" el aumento de la burocracia a bordo; la amenaza constante de la piratería frente a las costas de Somalia o en otras zonas; y la emergencia de la navegación polar con sus complicaciones náuticas y medioambientales asociadas.

 

Aunque hoy en día los mares son más seguros que nunca, la industria tiene que enfrentarse activamente a estos nuevos riesgos. Por ejemplo, los buques de gran tamaño suponen un desafío para las aseguradoras debido a sus enormes dimensiones y valor, mientras que otros presentan problemas de integridad estructural y funcionamiento. Aunque la escala en sí no supone un riesgo especial para estos buques, el aumento en el tamaño presenta riesgos específicos que deben ser abordados, como el salvamento y la recuperación o la actuación en emergencias.

 

Los mayores buques de contenedores modernos en construcción son tan grandes que bajo la cubierta se podría instalar una pista de baloncesto, un estadio de fútbol americano a escala real y uno de hockey sobre hielo lleno de espectadores. Los buques de este tamaño generan dudas sobre la adecuada cobertura de las pérdidas en caso de incidente y sobre las potenciales limitaciones estructurales.

 

El error humano - el eslabón más débil

El informe de Allianz también destaca el desafío continuo del factor humano en las operaciones navales - un factor que sigue siendo crítico a pesar de haber transcurrido cien años de mejoras tecnológicas y normativas en seguridad. Más del 75% de las pérdidas marítimas se pueden atribuir a una amplia gama de factores considerados como "errores humanos", incluyendo la fatiga, una inadecuada gestión del riesgo y presiones de la competencia, así como deficiencias en los niveles de formación y contratación.

 

El Dr. Sven Gerhard, Director Global de Productos de Responsabilidad Marítima y Cascos de AGCS explica: "A medida que los avances tecnológicos reducen el riesgo, el eslabón más débil del sistema - el factor humano - va ganando en importancia. Aquí es donde debería centrarse la industria, para que las buenas prácticas en gestión de riesgo y una cultura de seguridad puedan darse por supuestas en toda la flota mundial."

 

Desastres navales que impulsan mejoras en seguridad

Aunque algunas tecnologías, como el radar o los sistemas de localización global (GPS) han impulsado mejoras en la seguridad, a menudo han sido los grandes accidentes los catalizadores de cambios clave: por ejemplo, la convención SOLAS de 1914 se celebró como consecuencia de la pérdida del Titanic e incluía regulaciones para la navegación polar y los equipos de salvamento, mientras el desastre del Herald of Free Enterprise en 1987 impulsó la adopción del código Internacional de Gestión de la Seguridad por parte de la Organización Marítima Internacional en 1993, que ha contribuido enormemente a mejorar las buenas prácticas en seguridad.

 

"Históricamente, los desastres navales de alto perfil han provocado mejoras en la seguridad marítima. Y el Costa Concordia no será una excepción, independientemente de cuál sea el resultado de las investigaciones oficiales sobre la causa", expone el Dr. Gerhard.

 

Datos y cifras clave del estudio de Allianz sobre seguridad y navegación de 1912 a 2012:

  • Desde 1910 el tonelaje de la flota mundial se ha multiplicado por 23 y ahora se aproxima a 1.000 millones de toneladas brutas (2010).
  • El comercio marítimo mundial se ha triplicado desde 1970, superando los 8.400 millones de toneladas de carga anual.
  • El número de pasajeros de los cruceros ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años y se prevé un crecimiento del 7,4% anual entre 1990 y 2015. Se ha estimado que, para 2015, más de 22 millones de pasajeros viajarán en cruceros por todo el mundo (2011: 19,2 millones).
  • El transporte marítimo es uno de los medios de transporte de pasajeros más seguros, con tasas de accidentes mortales muy inferiores a las de viajar en coche, motocicleta, bicicleta o a pie en Europa.
  • Las tasas de mortalidad de los marinos profesionales han descendido en muchos países. En el Reino Unido, por ejemplo, en 1919 se estimó que habría 358 accidentes mortales al año por cada 100.000 marinos - una cuota que había descendido a 11 en el periodo 1996-2005. No obstante, esta tasa de mortalidad sigue siendo 12 veces superior a la de los trabajadores en general.
  • Los «puntos negros» en materia de accidentes, entre 2001 y 2011, incluyen el Sur de China, Indochina, Indonesia y Filipinas, con un 17% de las pérdidas totales, seguidos por el Mediterráneo Oriental y el Mar Negro (13%) y Japón, Corea y el Norte de China (12%). Los mares que rodean las Islas Británicas también presentan una concentración relativamente elevada de accidentes (8%).
  • Las innovaciones tecnológicas de los últimos 100 años incluyen mejoras en las técnicas de construcción, sondas acústicas, radares, radios de muy alta frecuencia, Observadores de Radar de Punteo Automático (ARPA), comunicaciones por satélite, detección de la localización por GPS y sistemas electrónicos de visualización de mapas e información. Todas ellas han contribuido a mejorar la seguridad naval.

 

Expertos en la protección marítima

El Grupo Allianz es uno de los principales grupos aseguradores navales del mundo, ofreciendo coberturas para todo tipo de barcos, incluidos los buques cisterna, graneleros, portacontenedores, buques de pasaje, atuneros y pesqueros en general, entre otros.

 

En España, Allianz Seguros ofrece protección para la carga transportada en cualquier medio, incluido el marítimo, a través de su producto Allianz Mercancías.

 

Allianz Seguros es también especialista en el seguro de embarcaciones de recreo y deportivas (veleros, yates a motor, embarcaciones neumáticas y semirrígidas, motos acuáticas, etc.). Allianz Embarcaciones de Recreo es un multirriesgo flexible que ofrece desde la garantía básica de Responsabilidad Civil Obligatoria hasta una cobertura que incluye los daños propios a la embarcación y a sus ocupantes. Puede contratarse con o sin franquicia, siendo asegurables además los barcos de bandera extranjera que tengan su puerto base en España.

 

Jaime de Argüelles, Subdirector General del Área de Empresas y Reaseguro de Allianz Seguros, comenta: "Los seguros marítimos de la compañía se caracterizan por su flexibilidad, facilidad de contratación y amplitud de coberturas. Nuestro objetivo es poner a disposición del cliente el producto final que realmente necesita. Por eso los profesionales de la compañía y nuestra red de mediación están a su disposición para ofrecer la más completa protección a su embarcación, su carga y sus ocupantes."

 

Barcelona, 12 de abril de 2012

Para más información:
Laura Gallach Tel. 93.228.67.83

 

Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.