El desastre del Costa Concordia encabeza el listado de pérdidas marítimas en 2012

  • Se cumple un año del desastre del crucero Costa Concordia, que costó la vida a 32 personas
  • En total, se perdieron 106 buques en 2012 en todo el mundo, el mayor de los cuales fue el Costa Concordia
  • Los desastres marítimos se concentraron en los mares del sur de China y en el sudeste asiático
  • La industria marítima impulsa iniciativas para lograr mayor seguridad en los buques de pasajeros y para evitar errores humanos

Londres/Barcelona, 9 de enero de 2013.- El 2012 fue un año duro para la industria marítima comparado con el año 2011, siendo el máximo exponente el desastre del Costa Concordia del que ahora se cumple el primer aniversario. Según los estudios de Allianz, se perdieron 106 buques en todo el mundo, 15 más que en 2011. Sin embargo, esta cifra es inferior a la media de 146 barcos perdidos anualmente durante los últimos 10 años. A pesar de esta tendencia a la baja, obtenida gracias a la mejor tecnología, formación de las tripulaciones, regulación y respuesta de la industria marítima, los errores humanos siguen siendo la principal causa de accidente marítimo.


En el informe anual sobre Seguridad y Navegación de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) se pone de relieve que el año 2012 estuvo marcado por dos accidentes de gran importancia: el desastre del Costa Concordia ocurrido en Italia el 13 de enero (la mayor pérdida del año con 114.137 toneladas brutas o gross tons en inglés), seguido por el del ferri Rabaul Queen, hundido en Papúa Nueva Guinea el 2 de febrero. Entre los dos causaron alrededor de 150 víctimas mortales.


De acuerdo con el informe de Allianz, el naufragio fue la principal causa de pérdidas del último año (49%), seguido por los buques encallados (22%). Las colisiones, como la protagonizada por el Baltic Ace y el Corvus J a principios de diciembre, representaron un número relativamente pequeño de desastres marítimos (6%).


Los mares del sur de China, Indochina, Indonesia y Filipinas fueron las zonas más peligrosas, con 30 pérdidas, el doble que en cualquier otra área del mundo. Los desastres marítimos también ocurrieron con frecuencia en el este del Mediterráneo (15 pérdidas en 2012) y en los mares de Japón, Corea y el norte de China (10 pérdidas).


El error humano sigue siendo la clave


El informe destaca que el error humano sigue siendo una de las principales causas de incidentes en el mar. La fatiga, las presiones económicas y una formación inadecuada generan preocupación en este sentido. El Dr. Sven Gerhard, experto de AGCS, explica: "Algunos armadores de buques comerciales, como graneleros o cargueros, consideran que tienen poco dinero para invertir en el mantenimiento de los buques y en la formación de la tripulación".


En este sentido, la nueva regulación se centra en los errores humanos. La Convención sobre el Trabajo Marítimo (2006), que entrará en vigor a finales de 2013, ayudará a mejorar la seguridad al abordar cuestiones sobre las condiciones de trabajo de los marineros. Además, los barcos de transporte de pasajeros han sido el centro de atención durante todo el año tanto en la Organización Marítima Internacional, como en la industria de los cruceros, que han tomado medidas para endurecer la regulación y mejorar continuamente la operatividad.


Más autorregulación para evitar desastres


Las principales compañías navieras han impulsado iniciativas de autorregulación tras el incidente del Costa Concordia. La Asociación Internacional de Cruceros y el Consejo Europeo de Cruceros se han asociado para liderar la adopción, por parte de toda la industria, de medidas voluntarias que van más allá de la regulación internacional. Además, medidas previamente tomadas por otras industrias, como la aérea, o por los principales armadores están cobrando fuerza: por ejemplo, con la adopción del concepto 'puente de mando basado en la función'. En este caso, la estructura del puente de mando cambia y se pasa de la tradicional donde el capitán es el único que dirige, a una estructura basada en la separación de poderes. "Consideramos que la autorregulación de la industria es clave para la seguridad", dice Gerhard, que cree que estos conceptos pronto tendrán efecto en otros sectores donde la seguridad de los pasajeros es un tema de vital importancia.


Además, se espera que las mejoras tecnológicas, como la implantación de sistemas de información y visualización de las cartas electrónicas (ECDIS en sus siglas en inglés) que comenzaron a implantarse en julio de 2012, reduzcan los accidentes, aunque eso solo se producirá si se usan correctamente, con una formación y supervisión adecuada. "La tecnología es tan útil como la formación que hay detrás de ella ? y no siempre este factor humano está tan al día como otro tipo de avances. Lo que vemos con los mejores armadores es una cultura de gestión proactiva de la seguridad, que va más allá de las normas mínimas, y que se transmite de arriba abajo en la estructura organizativa. Este tipo de cultura puede tener un impacto verdaderamente positivo en la mejora de la seguridad", dice Gerhard.


Expertos en la protección marítima


El Grupo Allianz es uno de los principales grupos aseguradores navales del mundo. Ofrece coberturas para todo tipo de barcos, incluidos los buques cisterna, graneleros, portacontenedores, buques de pasaje, atuneros y pesqueros en general, entre otros.


En España, Allianz Seguros ofrece protección para la carga transportada en cualquier medio, incluido el marítimo, a través de su producto Allianz Mercancías.


Allianz Seguros es también especialista en el seguro de embarcaciones de recreo y deportivas (veleros, yates a motor, embarcaciones neumáticas y semirrígidas, motos acuáticas, etc.). Allianz Embarcaciones de Recreo es un multirriesgo flexible que ofrece desde la garantía básica de Responsabilidad Civil Obligatoria hasta una cobertura que incluye los daños propios a la embarcación y a sus ocupantes. Puede contratarse con o sin franquicia, y son asegurables, además, los barcos de bandera extranjera que tengan su puerto base en España.


"Los seguros marítimos de la compañía se caracterizan por su flexibilidad, facilidad de contratación y amplitud de coberturas. Nuestro objetivo es poner a disposición del cliente el producto final que realmente necesita. Por eso los profesionales de la compañía y nuestra red de mediación están a su disposición para ofrecer la más completa protección a su embarcación, su carga y sus ocupantes", comenta Jaime de Argüelles, Subdirector General de Allianz Seguros y responsable del Área de Empresas y Reaseguro.


Más información para la prensa:


Hugo Kidston                           Tel. +44 (0) 203 451 3891
Heidi Polke                              Tel. +49 89 3800 14303
Laura Gallach                          Tel. +34 93 228 6783

 

Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.