Allianz fue una de las aseguradoras del Titanic

La historia es más que conocida: el 14 de abril de 1912 el Titanic, el coloso insumergible, chocó con un iceberg al sur de las costas de la isla de Terranova. En la madrugada del 15 de abril, el buque se hundió en el océano atlántico en uno de los peores desastres marítimos de la historia.


En el viaje inaugural del barco de pasajeros más grande y más lujoso de la época embarcaron 2.223 pasajeros. El trasatlántico nunca llegó a completar la ruta de Southampton (Inglaterra) a Nueva York. En el hundimiento murieron 1.517 personas. Una de las causas del elevado número de víctimas fue que, a pesar de cumplir con todas las normativas marítimas de la época, el barco sólo llevaba botes salvavidas para 1.178 personas. Y aun así sólo se salvaron 706.


En total, las compañías aseguradoras de todo el mundo cubrieron daños por valor de más de 50 millones de marcos alemanes de la época (más de 25 millones de euros):

  •  Los pagos por el buque hundido ascendieron a unos 20 millones de marcos (más de 10 millones de euros).
  •  Particularmente duro fue el golpe para los seguros de transporte de objetos de valor.
  •  Hay que tener en cuenta que solo la mitad del material de valor del barco estaba asegurado y que además las primas pagadas eran muy bajas.
  •  Solo un porcentaje pequeño fue asegurado por compañías no inglesas. La mayor parte de los pagos los hicieron los aseguradores británicos.
  •  Las compañías aseguradoras, mayoritariamente americanas, desembolsaron 2,5 millones de marcos (más de un millón de euros) por los seguros de vida.
  • Los pagos por los seguros de accidentes fueron aún mayores.



Aunque no fue una de las mayores aseguradoras de esta catástrofe, fiel a su vocación, Allianz hizo frente a sus compromisos y cubrió los daños de sus asegurados pagando alrededor de 700.000 marcos alemanes (más de 350.000 euros).


Punto de inflexión en el sector asegurador
El desastre fue un punto de inflexión en la historia de los seguros de transporte marítimo. Sus consecuencias fueron discutidas en una conferencia internacional cuyas conclusiones se desvelaron en enero de 1914:

  •  Se estableció un servicio de patrulla internacional para informar sobre las posiciones de los icebergs.
  •  Los armadores se vieron obligados a instalar sistemas inalámbricos de comunicación.
  •  Se fijaron nuevas normas de construcción para los barcos de vapor en trayectos trasatlánticos.
  •  Se decidió aumentar el número de botes salvavidas.
  •  Se aprobó la obligatoriedad de realizar patrullas de incendios en los barcos de forma periódica.
  • Las luces en las cubiertas superiores de los buques tuvieron que ser mejoradas y convertidas en permanentes.


Un desastre como el del Titanic pone de relieve la importancia de velar por la seguridad en el transporte, ya sea marítimo, aéreo o terrestre. La preparación y las medidas de prevención son cuestiones clave para evitar o minimizar los daños materiales y humanos en situaciones tan desafortunadas.


Fuentes utilizadas para elaborar este texto:
-Meter Borscheid, 100 jahre Allianz, München 1990.
-Ludwig Arps, Auf sicheren Pfeilern. Deutsche Versicherungswirtschaft vor 1914, Göttingen 1965.
-Diversos números de publicaciones del sector asegurador (Wallmanns Zeitschrift + Zeitschrift für die gesamte Versicherungswirtschaft 1912-1914).
Nota: la conversión a de marcos alemanes (DEM) a euros (EUR) está hecha teniendo en cuenta que 1 EUR = 1,95583 DEM.

 

 

 

Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.