Cuando la cobertura del seguro es la clave de la trama

En muchas películas el seguro es el núcleo sobre el que se asienta la historia. En "John Q" (2002), por ejemplo, el drama gira en torno a las peculiaridades del seguro de salud en Estados Unidos. La cobertura de robos también aparece con frecuencia en películas: "Un plan brillante" (2007) o "El secreto de Thomas Crown" (1999) son una pequeña muestra de ello.

Pero seguros de vida, salud y contra robos no son las únicos tipos de productos presentes en las películas. En "Prueba de vida" (2000), protagonizada por Russell Crowe y Meg Ryan, un seguro contra secuestros es clave en el argumento. En el film "En bandeja de plata" (1966) la cobertura de responsabilidad civil está presente en el hilo argumental.

Otro tipo de producto aparece también en la película "Misterio en el barco perdido" (1959). En ella, el capitán de un marino mercante (Gary Cooper) decide quedarse a bordo de su barco, que está hundiéndose, para probar que el buque ha sido saboteado y cobrar su seguro de mercancías.

Algunas películas incluso van más allá e inventan nuevos productos. La película de ciencia ficción "La isla" (2005), con Ewan McGregor y Scarlett Johansson, está ambientada en el año 2019, en un mundo donde la gente puede comprar un seguro de vida en forma de clon humano.