El club de los centenarios está en auge

  • El número de centenarios se multiplicará por diez en 2050 hasta llegar a los 3,2 millones de personas en todo el mundo
  • En España, se pasará de las 8.000 personas centenarias que vivían en 2011, a más de 50.000 en 2050
  • De los cerca de 70 personas supercentenarias (más de 110 años) que viven en el mundo, tres son españolas
  • Las ratas topo lampiña del Este de África pueden tener el secreto de la longevidad


Barcelona/Múnich, 27 de febrero de 2013.- Los nueve hermanos de la familia Melis suman más de 818 años. Según el Libro Guiness de los Records, esta familia de Cerdeña es la más longeva del mundo. Juntos, los nueve hermanos han sobrevivido a más enfermedades, guerras y golpes del destino que la mayoría de la gente. Esta familia italiana ofrece una idea de lo que las sociedades (principalmente en las naciones industrializadas) deberán afrontar: "En el futuro, las personas y las familias que alcancen una edad muy alta no serán una rareza", dice la economista de Allianz, Michaela Grimm.


Según las estimaciones de Naciones Unidas, en la actualidad, hay cerca de 343.000 personas centenarias en el mundo, y se espera que, en 2050, esta cifra llegue a los 3,2 millones, es decir diez veces más. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), a fecha de 1 de enero de 2011, vivían en España 8.039 personas con más de cien años y se estima que serán más de 50.000 en el 2050. De acuerdo con los expertos, Japón seguirá siendo la nación con mayor número de centenarios: en 2050, cerca del 1% de su población tendrá 100 años o más.


Sin embargo, el número de los llamados supercentenarios (mayores de 110 años) es todavía extremadamente bajo. A día de hoy las personas supercentenarias no llegan a las 70 personas en todo el mundo, según el Gerontology Research Group. Cabe destacar que tres de ellas son, a sus 111 años, supercentenarias españolas: Francisca García Torres, Ana Vela Rubio y María Concha Pérez Cidad. Además, de acuerdo con este equipo de investigación sobre gerontología, sólo 27 personas en todo el mundo han llegado a los 115 años.


Las aseguradoras también han de adaptarse a una sociedad longeva


Una sociedad envejecida necesita repensar muchos aspectos de la vida. Por ejemplo, a la hora de planear la infraestructura de una ciudad, hay que tener en cuenta las necesidades de las personas mayores, incluyendo accesos para discapacitados a las tiendas o a los hospitales. Los bancos y las compañías aseguradoras necesitan también adaptar sus productos financieros.


El envejecimiento de la población no solo cambiará las relaciones entre los trabajadores y los pensionistas, sino que también significa un cambio en las estructuras de edad en las compañías. Los lugares de trabajo deben ser diseñados con una visión hacia una sociedad envejecida, de manera que las compañías puedan hacer un uso efectivo de las habilidades y oportunidades que una fuerza laboral de mayor edad y experiencia puede ofrecer.


Salud preventiva y una "jubilación adecuada"


Todos nosotros (ya seamos jóvenes o mayores) necesitamos asumir nuestras responsabilidades, por ejemplo, con una salud preventiva temprana. No menos importante es lo que se llama "jubilación adecuada", lo que se traduce en preguntarnos si el ingreso que esperamos de nuestros recursos provenientes del Estado, de la empresa en la que trabajamos y/o de nuestros planes de pensiones y seguros de vida privados son suficientes para asegurar nuestro estándar de vida individual cuando nos hagamos mayores.


Si actuamos a tiempo, no es necesario temer el cambio demográfico. De hecho, puede aportar muchas oportunidades. Hacerse mayor ofrece una excelente perspectiva de la vida, y gracias al progreso médico, las personas pueden mantener su actividad en la vejez. La economía también se puede aprovechar si las empresas consiguen desarrollar soluciones para un crecimiento sostenible, a pesar de que los recursos sean cada vez más escasos.


Consolata Melis, que a sus 105 años es la mayor de los hermanos de la familia de Cerdeña, apunta que su "elixir de la juventud" son sus 9 hijos, 24 nietos y 25 biznietos. Quizá sea el estilo de vida mediterráneo, a menudo elogiado como una receta para la longevidad: asombrosamente, siete de las 70 personas con más de 110 años de todo el mundo nacieron en Italia y 3 en España. La economista de Allianz Michaela Grimm dice que "no fumar y mantenerse en forma son, desde una perspectiva estadística, buenos consejos para cualquier persona que quiera tener una larga vida". Además, las mujeres tienen mejores expectativas de llegar un día a pertenecer al club de los centenarios. "Hoy el número de mujeres mayores de 100 años es cuatro veces más alto que el de hombres", enfatiza Grimm.


¿Puede la rata topo lampiña del Este de África esconder el secreto de la longevidad?


La gerontología, la ciencia que estudia la edad, ha estado siguiendo diferentes líneas de investigación sobre el fenómeno de la longevidad. Allianz está comprometido con el tema de la longevidad a través de una amplia variedad de proyectos. El ejemplo más reciente es el del pasado mes de diciembre, cuando Allianz Francia, en colaboración con la organización "Les Associations de Prévoyance Santé", entregó un premio a la mejor investigación sobre longevidad.


En las mismas fechas, el profesor Rochelle Buffenstein (del Centro de Ciencia de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio/Instituto Barshop de Estudios de Longevidad) recibió un premio por sus trabajos de investigación pioneros acerca de la rata topo lampiña del Este de África (Heterocephalus glaber). Lo que, en un principio, puede parecer inusual puede cambiar nuestros conocimientos actuales, o quizá revelar el secreto de la longevidad. Mientras la mayoría de las ratas alcanza una edad media de tres años, estos pequeños animales, que originariamente vivían en el Este de África, tienen una impresionante esperanza de vida de más de 30 años y, además, no desarrollan prácticamente ninguna enfermedad grave cuando llegan a la vejez. Tampoco muestran casi ningún otro signo de envejecimiento.


Actualmente es imposible predecir si, gracias a la investigación sobre la rata topo lampiña del Este de África o a otro tipo de investigación, un día tendremos que abrir un club para mayores de 150 años. Hasta ahora, sólo unas pocas personas han llegado a la edad de 120 años. Pero, de lo que no hay duda es que la esperanza de vida de la generación actual planteará un serio desafío para la sostenibilidad de la sociedad en el futuro.


Información para la prensa:
Laura Gallach Tel. 93.228.67.83

 

Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.