El envejecimiento global de la población

Europa se está preparando para los impactos socioeconómicos de la jubilación de la generación del "baby boom", aunque el fenómeno del envejecimiento de la población es una tendencia global a largo plazo, que seguirá con las generaciones venideras.

Algunos afirman que es un signo de nuestro éxito: al tiempo que la medicina, los servicios sanitarios y la producción agrícola han mejorado, la esperanza de vida ha aumentado en todo el mundo. Esto, combinado con el descenso de las tasas de natalidad, está causando lo que los expertos denominan "transición demográfica": el descenso gradual de los niveles de fertilidad y mortalidad.


Uno de los mayores impactos de esta transición es el envejecimiento de la población. Europa ha visto descender la mortalidad y la fertilidad desde el siglo XIX y desde los años sesenta, la fertilidad ha descendido incluso más drásticamente. Europa cuenta ahora con tantas personas de edad avanzada y tan pocos recién nacidos que las tasas de mortalidad han empezado a subir nuevamente, alcanzando niveles similares a los de algunos países en vías de desarrollo.


Actualmente, 19 de los 20 países más "viejos" del mundo -los que tienen el mayor porcentaje de personas de edad avanzada (65 años y más)- están en Europa. Italia es el país más viejo del mundo, según estos estándares, con más de un 19% de la población con edad avanzada; porcentaje que se prevé se elevará al 28% en el año 2030.


Aunque la mayoría de ejemplos más llamativos de población envejecida se encuentran en Europa y Japón, se trata de una tendencia global. La media de edad en otros lugares del mundo -particularmente en Asia y en Latinoamérica- está subiendo lentamente. En China, el descenso de las tasas de natalidad hará que su población de edad avanzada aumente de 88 a 349 millones en el año 2050.

La transición demográfica será mucho más lenta en Oriente Medio y África; especialmente en África subsahariana, donde las altas tasas de natalidad ayudarán a mantener el porcentaje de personas de edad avanzada por debajo del 4% durante las próximas décadas. Pero incluso con África dentro de la ecuación, las Naciones Unidas prevén que para el año 2050 la gran mayoría de las personas con 65 años y más vivirán en lo que hoy en día consideramos como "países en vías de desarrollo"

.
El envejecimiento: una influencia "dominante"


Las poblaciones envejecidas presentarán ciertos retos para los gobiernos actuales y futuros. Uno de ellos será cómo sostener los sistemas públicos de jubilaciones y la Seguridad Social al tiempo que un mayor porcentaje de personas alcanza la jubilación y vive más tiempo para disfrutarla.


Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de EE.UU., afirma que "en las próximas décadas, muchas fuerzas determinarán nuestra economía y nuestra sociedad, pero lo más seguro es que no haya un sólo factor que tenga un efecto tan importante como el envejecimiento de nuestra población". Al igual que otros países, Estados Unidos mira con preocupación a la generación del "baby boom" preparada para jubilarse y recoger sus primeros ingresos de la seguridad social.


La situación es más urgente en Japón, donde una de cada cuatro personas será anciana en el 2015. El cambio demográfico forzará a los políticos y a las empresas japonesas a replantearse el sistema de pensiones convencional, los esquemas de prestaciones sanitarias y las edades obligatorias de jubilación. También se prevé que la caída de las tasas de natalidad haga disminuir la población de Japón en unos 95 millones de personas (de los 128 millones actuales) para mediados de siglo, lo que tendrá un impacto sobre el mercado laboral, el sector de la vivienda y los mercados de la mayoría de los bienes de consumo.


Cambio en los planes de vida

 

"Vivir más tiempo no es un problema: es el máximo logro de la civilización moderna", escribe James Vaupel, director fundador del Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica. "Una vida más larga, no obstante, requerirá cambios radicales en las políticas de jubilación y los programas sociales, y promoverá que los individuos se replanteen cómo quieren vivir su vida."


En primer lugar, las edades de jubilación probablemente aumenten, como ya se previó en Italia y Alemania. Una mayor esperanza de vida podría traducirse en una reestructuración más sustancial de la sociedad y de la planificación de la vida. Vaupel sugiere que en Alemania, donde la esperanza de vida podría alcanzar los 90 años en el 2050, la gente debería ser capaz de ampliar sus carreras durante más tiempo -incluso hasta sus ya avanzados setenta- con trabajos de media jornada, que proporcionan más tiempo para criar a los niños, la formación y el ocio de forma más temprana en la vida.


Un tema político delicado, pero importante, para el número creciente de votantes ancianos es cómo se adaptarán los sistemas de cuidados médicos y pensiones estatales frente a la creciente población de edad avanzada. Muchos individuos que alcanzan la vejez confían poco en que, sin una reforma, los sistemas públicos resulten viables por mucho más tiempo.


No obstante, como se concibe un número cada vez menor de hijos, los demógrafos prevén que habrá menos cuidadores potenciales, especialmente entre los miembros de la familia. En Europa, Norteamérica y Asia, el número de personas de edad avanzada que viven solas está aumentando, sobre todo entre las mujeres.

 

Y con personas de edad avanzada que siguen viviendo en sus casas y una sociedad en proceso de envejecimiento, el soporte médico y social debe estar disponible para un número creciente de personas mayores. Habrá que invertir miles de millones de dólares para equipar o renovar casas y espacios públicos para que puedan alojar a las personas mayores que viven solas. De nuevo, Europa podría estar a la vanguardia del cambio global. Si el Viejo Continente supera los desafíos que le presenta su población envejecida, la longevidad podría ser, de hecho, su máximo logro; sino, podría presagiar el declive.
 

Más información: Allianz Knowledge

Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.