El crecimiento económico impulsa las reclamaciones de daños causados por catástrofes naturales

  •  El coste de las reclamaciones por daños provocados por catástrofes naturales se ha multiplicado por ocho en 40 años
  •  El crecimiento económico en Asia y el impacto del cambio climático generan nuevos retos
  •  En la última década, los terremotos de poca intensidad fueron los que provocaron más víctimas mortales
  •  La preparación y la prevención son esenciales para minimizar los daños


Las catástrofes naturales que se producen en todo el mundo han provocado un incremento de las pérdidas en el sector asegurador por estos fenómenos, según los expertos en riesgos de catástrofes naturales de Allianz. En la primera edición del Risk Pulse de Allianz dedicada a estos acontecimientos se constata que el coste medio anual de las reclamaciones de los asegurados por catástrofes naturales se ha multiplicado por ocho desde 1970: desde los 5.000 millones de dólares en los 70 y 80 del siglo pasado a los más de 40.000 millones de dólares en 2010. La principal razón es el crecimiento económico: aumenta el valor de los inmuebles, se incrementa la densidad de población y la penetración de los seguros se acrecienta, a menudo en zonas de alto riesgo. Es una tendencia que se ve intensificada por el rápido crecimiento de algunas economías asiáticas en las regiones propensas a catástrofes. El impacto del cambio climático también debe ser observado de cerca.


Los analistas de Allianz también destacan que, durante la pasada década, los terremotos que causaron el máximo número de víctimas no fueron necesariamente los más fuertes. Por ejemplo, el terremoto de 2010 en Haití liberó 500 veces menos energía que el terremoto que afectó a Chile dos meses más tarde - pero el terremoto de Haití causó muchos más daños y víctimas mortales. Los factores que determinan el impacto de un seísmo son complejos e incluyen desde el diseño de la construcción de los edificios y los materiales utilizados, hasta la gravedad de los efectos secundarios del terremoto como tsunamis o incendios, o la falta de preparación.


Factores clave: medidas de prevención y preparación para terremotos

La gestión adecuada del riesgo de forma preventiva y la preparación para un posible desastre natural son los factores clave para reducir el impacto. Usando su experiencia de gestión del riesgo y el análisis de los siniestros, aseguradoras como Allianz pueden aconsejar a sus clientes sobre cómo analizar los riesgos derivados de catástrofes naturales, cómo preparar una empresa con antelación, y cómo reanudar rápidamente la actividad de la compañía, un elemento vital para reducir al mínimo las pérdidas por interrupción del negocio.


La industria aseguradora juega un papel importante cuando se trata de analizar el riesgo, orientar en la preparación y la prevención, y ayudar a los afectados por catástrofes naturales. Los equipos de peritos, gestores de riesgos, expertos en catástrofes naturales y especialistas en investigación económica trabajan duro para apoyar a los clientes y entender las catástrofes naturales y sus efectos.


"Acontecimientos terribles como las grandes catástrofes naturales ponen de manifiesto el valor y la importancia de los seguros para la sociedad", dice Clement B. Booth, miembro del Consejo de Allianz SE en el estudio Risk Pulse de Allianz. "Lo más importante es ayudar a los afectados rápidamente y sin trámites burocráticos - y saber ponerse en su lugar".


Catástrofes naturales en España


Las lluvias torrenciales, las inundaciones y las tormentas acompañadas de fuertes vientos (ciclones extratropicales o tempestades ciclónicas atípicas) son las catástrofes naturales más habituales en nuestro país. España no es hoy un área donde ocurran terremotos de grandes magnitudes, según el Instituto Geográfico Nacional. Sin embargo, sí ha tenido y puede tener una actividad sísmica relevante con terremotos de magnitudes inferiores a 7.0, pero capaces de generar daños muy graves.


Por citar algunos ejemplos:

  •  el terremoto grave más antiguo del que se tiene constancia sucedió en el año 1048 en Orihuela (Alicante), y destruyó la mezquita de la localidad.
  •  el seísmo más antiguo con víctimas mortales sucedió en Queralbs (Girona), en 1428. Destruyó el pueblo y causó 800 muertos.
  •  el seísmo más dañino que ha vivido España fue en 1755, y se generó al suroeste del Cabo San Vicente (en la falla Azores-Gibraltar). Este seísmo, conocido como terremoto de Lisboa, produjo un tsunami de 15 metros de altura y no solo afectó a la Península Ibérica sino también a Europa Occidental y el norte de África. Hubo 15.000 muertos.
  •  en 1884, el denominado terremoto de Andalucía, con epicentro en Arenas del Rey (Granada), provocó más de 750 muertos, en más de cien núcleos urbanos.


Terremotos con estos daños no son, por suerte, excesivamente frecuentes en España. Sí son más habituales las fuertes tormentas de lluvia y viento. En el año 2009, por ejemplo, el norte de España y Francia sufrieron el azote del ciclón Klaus. Produjo daños por más de 470 millones de euros en España y se registraron más de 270.000 siniestros, según la Memoria del Consorcio de Compensación de Seguros de 2009. En 2010 el ciclón Xynthia también afectó Francia y el norte de la Península Ibérica, causando numerosos daños materiales y 61 víctimas mortales en Europa, tres de las cuales en España.


Para minimizar los efectos de las catástrofes naturales, ya sean terremotos, inundaciones o fuertes tormentas, la preparación y la prevención son la clave. Utilizar los materiales de construcción adecuados para resistir fuertes vientos y lluvias y construir en zonas sin riesgo de inundación es muy importante para disminuir los daños.


Acerca de Allianz
Junto a sus clientes y colaboradores, Allianz es una de las entidades más fuertes de la comunidad financiera internacional. Más de 76 millones de clientes particulares y empresas confían en la experiencia, dimensión internacional, fortaleza financiera y solidez de Allianz para aprovechar las oportunidades financieras y protegerse frente a cualquier riesgo.


En 2010, 151.000 empleados, en 70 países, alcanzaron unos ingresos totales de 106.500 millones de euros y un beneficio de explotación de 8.200 millones de euros. Los beneficios para sus clientes fueron de 91.400 millones de euros.


El éxito en el negocio de seguros, gestión de activos y servicios de asistencia está basado cada vez más en la demanda por parte del cliente de soluciones financieras que hagan frente a la crisis, el cambio climático y los retos que afronta una sociedad cada vez más longeva. La transparencia y la integridad son factores clave en la estrategia sostenible del gobierno corporativo de Allianz.


Para más información:
Katerina Piro, Allianz SE                 Tel. +49.89.3800-16048
Laura Gallach, Allianz Seguros        Tel. +34.93.228.67.83


Estas aseveraciones, al igual que todo el contenido publicado en esta página Web, quedan sujetas a la Nota Preventiva referente a las afirmaciones sobre expectativas, disponible a la derecha de esta información.