Las tendencias demográficas apuntan a un envejecimiento de la población debido al aumento de la esperanza de vida y al descenso de la tasa de natalidad. Se estima que, en 2050, el número de mayores de 65 años, en todo el mundo, se habrá triplicado hasta los casi 1.500 millones de personas.


Esta tendencia tiene múltiples implicaciones sociales, principalmente, relacionadas con la salud y las pensiones. El aumento de las personas de la tercera edad incrementará la aparición de enfermedades como la demencia o el Alzheimer. Al mismo tiempo, la menor proporción de población ocupada en general, hará menguar las arcas públicas, y en consecuencia, las pensiones de las personas jubiladas.


Por estas razones, desde Allianz Seguros, entendemos como imprescindible concienciar a la población de las tendencias demográficas y las consecuencias que de ello se derivan con el objetivo de que tomen las precauciones oportunas a tiempo y para que, cuando lleguen a la tercera edad, se mantengan saludables y con el mismo nivel de vida.


Para conocer más sobre el cambio demográfico, puedes consultar nuestra sección sobre Demografía.