Aunque se da por sentada la obligación de llevar el carnet o permiso de conducir en el vehículo, son muchos los conductores que tienen dudas acerca de qué otro tipo de documentación es la que se debe llevar en el coche

 

Cada vez que se inicia un trayecto, la normativa vigente obliga al conductor a llevar consigo una determinada documentación. A continuación, te informaremos de la documentación necesaria para conducir tu vehículo tanto en el territorio nacional como en el extranjero con el fin de evitar ser multado por los agentes de tráfico.

 

En primer lugar, la documentación que rige la normativa española es la siguiente:

  1. Permiso de conducir. Debe estar en vigor y debe ser válido para las características del vehículo con el que se está circulando por la vía. El carnet de conducir tiene una validez de 10 años, con lo que se recomienda ir revisando su vigencia.

 

  1. Permiso de circulación del vehículo. En el figuran los datos técnicos del vehículo así como los datos del propietario. Este documento es juntamente con el permiso de conducir, lo primero que te pedirán los agentes de tráfico.

 

  1. Informe de la ITV y la pegatina. Debes llevar en tu coche el último informe de la ITV así como su pegativa distintiva situada en la luna delantera del vehículo.

 

  1. Parte Europeo de Accidentes. Por si fuese necesario cumplimentarlo en caso de siniestro, llevar junto a él un bolígrafo puede ser de ayuda.

 

  1. Con el nuevo reglamento de Responsabilidad Civil ya no es obligatorio por ley llevar el recibo justificante de pago de la póliza de tu seguro ya que los agentes en caso que lo consideren oportuno lo verificaran mediante un sistema informático. Aun así se recomienda desde la Dirección General de Tráfico seguir llevándolo ya que puede darse el caso que el sistema no responda con lo que el agente no podrá verificarlo. Además, llevar contigo los documentos explicativos de las características de tu póliza puede ser de ayuda en caso de sufrir un percance y necesitar asistencia en carretera.

 

  1. Se recomienda llevar siempre los documentos originales pero se acepta por normativa sustituirlos por fotocopias compulsadas. Estas las podrás hacer en un notario o en una unidad provincial de la Jefatura de Tráfico. Apuntar también que la normativa vigente permite plastificar las fotocopias.

 

Respecto al extranjero distinguiremos entre dentro de la Unión Europea y fuera de la Unión Europea. Tanto dentro como fuera de la UE se recomienda dejar las fotocopias compulsadas en casa y llevar siempre los documentos originales para evitar contratiempos.

 

Dentro de la UE, es obligatorio llevar por normativa europea todo lo comentado en territorio nacional además de un adhesivo distintivo de nacionalidad del vehículo. En caso de llevar matrícula provisional, la pegatina que deberás llevar en la parte posterior del vehículo es ovalada con fondo blanco y una “E” en negro, y en matrículas habituales, el adhesivo será azul con una “E” en blanco y las estrellas de la UE. Si posees una de las nuevas matrículas, este requisito no será necesario ya que la propia matrícula identificará tu vehículo como miembro de la UE. Fuera de la UE, además de todo lo anterior, deberás llevar el permiso internacional de conducción y la carta verde, un documento que acredita internacionalmente que tu vehículo está asegurado en una compañía.

 

Finalmente, destacar la importancia de que el conductor verifique el estado de las placas de la matrícula de su vehículo ya que no deben estar ni deterioradas ni manipuladas ni deben presentar obstáculos que impidan su reconocimiento o lectura.

 

Antes de iniciar un trayecto, revisa si en tu vehículo consta todo lo comentado. Así, evitarás imprevistos y posibles sanciones. Recuerda que si necesitas cualquier documentación relacionada con tu póliza de seguro de coche, no dudes en ponerte en contacto con tu agente.