Mejores playas y calas de la Costa Brava para ir en barco

 

 

Comprendida entre las comarcas catalanas del Empordà y La Selva encontramos La Costa Brava, un lugar único e idílico para todo aquel que lo visita en barco

 

Con 214 kilómetros de litoral, la Costa Brava es una suma de sensaciones, un paraíso repleto de playas y calas ideales para hacer una parada con tu embarcación para disfrutar de sus aguas cristalinas. Desde Blanes hasta Portbou, encontrarás rincones únicos entre la vegetación donde reina la tranquilidad y la belleza del entorno te están esperando.

 

Hablar de la Costa Brava es hablar de sol, de naturaleza, de playas y de calas, entre muchas otras cosas. Aunque resulta difícil, a continuación queremos descubrirte las cinco playas más bonitas según sus visitantes para ir con barco a este lugar único.  

 

Playa Sa Conca. Ubicada junto a la urbanización de S’Agaró, la playa Sa Conca es una extensa cala de una longitud de unos cuatrocientos metros rodeada por el famoso camino de ronda de la Costa Brava. Rodeada por un bosque de pinos, la extensa cala presenta un entorno repleto de vegetación y naturaleza que hace de ella uno de los lugares más concurridos de la zona en verano. Debido a su considerable profundidad, Sa Conca es un lugar perfecto para amarrar embarcaciones y disfrutar de su agua cristalina y de su belleza paisajística.  

 

Cala Montjoi. Situada en el Parque Natural del Cap de Creus a siete kilómetros de Roses, cala Montjoi es un hábitat único en la Costa Brava debido al paisaje que se abre ante ella. Rodeada por montañas del Pirineo, la cala es ideal para ir en barco debido a que sus aguas son muy tranquilas sin demasiado oleaje ya que presenta una forma bastante cerrada, una forma que recuerda a la de un croissant. Es conocida por muchos debido a que el famoso restaurante El Bulli del chef Ferrán Adrià se ubicaba allí.

 

Aiguablava. Con una situación privilegiada, la última playa que pertenece al municipio de Begur es Aiguablava. Como su nombre indica, es una de las calas con las aguas más cristalinas y la arena más fina y clara de la zona. Con un precioso entorno natural casi virgen ya que apenas ha sido urbanizado, la playa tiene 75 metros de longitud. La tranquilidad de sus aguas la hacen muy adecuada para ir en barco. Desde la playa, se puede contemplar el Cabo de Begur.

 

Cala del Senyor Ramon. Ubicada entre el municipio de Sant Feliu de Guíxols y Tossa de Mar, la cala del Senyor Ramon presenta un amplio arenal de 800 metros de largo. Desconocida por muchos debido a su difícil acceso a pie por la presencia de acantilados, la tranquilidad reina en el lugar, hecho que la convierte en un lugar perfecto para ir en barco. La Cala del Senyor Ramon cuenta con un paisaje con aguas turquesas y un fondo marítimo impresionante. Es una de las calas de la Costa Brava donde el nudismo está permitido.   

 

Playa de Cadaqués. Rodeada del pueblo con encanto más conocido de la Costa Brava, encontramos la playa de Cadaqués. Enclavada en el parque natural del Cap de Creus, la playa que enamoró a Salvador Dalí no deja de hacerlo a todo aquel que la visita. A su alrededor las casas de pueblo en color blanco que forman el pueblo, hacen de la playa una verdadera imagen de postal turística. Es por eso que disfrutar de la playa amarrando tu embarcación en sus aguas es todo un lujo para aquel que tiene la oportunidad de hacerlo.

 

Si quieres disfrutar de estas calas con la seguridad de tener tu barco bien protegido, descubre los seguros de embarcación que Allianz te ofrece.