A lo largo de todo el territorio español, mil y una aventuras por carreteras serpenteantes y pendientes afiladas rodeadas de paisajes idílicos te están esperando junto a tu moto

 

Viajar tiene siempre su encanto independientemente del medio de transporte que utilices para hacerlo. Sin embargo, España es el destino ideal para recorrer si eres un amante del motor a dos ruedas. A continuación, aconsejamos para todos aquellos que saben que como mejor se disfrutan los paisajes es a dos ruedas, cinco rutas imprescindibles enmarcadas dentro del territorio nacional que te traerán sensaciones y emociones difíciles de olvidar si decides iniciarlas.

 

En la costa catalana, encontramos la carretera GI-682. En el tramo que une las poblaciones de Sant Feliu de Guíxols y Tossa de Mar, en la provincia de Gerona, podrás disfrutar de acantilados con “veintiún tortuosos kilómetros, con 365 curvas entre ambas localidades, y con buen asfalto”, según detalla Luis Morales, director de las revistas Solo Moto 30 y Solo Scooter. Se recomienda emprender esta ruta fuera del periodo vacacional de verano ya que durante estos meses la carretera presenta cierto tráfico de coches, autobuses y bicicletas. 

 

En las montañas del Pirineo y Prepirineo, la carretera N-260 presenta quinientos kilómetros a lo largo de la cordillera de mayor extensión de España. A lo largo del trayecto, encontraras una vía repleta de curvas y asfaltos de todo tipo rodeada de bosque. Con vistas a los mejores valles, la ruta fascina a todo amante de la adrenalina. El verano es la mejor época para recorrer el valle aunque la primavera y el otoño también lo son. Destacar la excelente gastronomía de la zona con platos de cocina tradicional.

 

Los Picos de Europa, ubicados al norte de España, son uno de los lugares idílicos del territorio español para recorrer encima de un vehículo de dos ruedas. El macizo montañoso de la cordillera Cantábrica presenta increíbles carreteras repletas de curvas que se abren y se cierran entre los bosques. Cientos de kilómetros de paisaje montañoso escarpado se adentran en pleno Cantábrico.

 

De Madrid a Segovia encontramos una ruta motera con todo tipo de curvas. Con punto de inicio en la capital española y finalización en la ciudad de Segovia, el recorrido presenta alrededor de ciento cuarenta kilómetros de diversión en asfalto, la calidad del cual va disminuyendo a medida que la vía se aleja de la capital hasta convertirse en carretera de montaña. La ruta tiene parada en puertos como el de Cotos, Navacerrada o San Ildenfonso. En cada estación, el paisaje de la ruta presenta un aspecto diferente con lo que es recomendable emprender el recorrido varias veces a lo largo del año. Sin embargo, se recomienda evitar los días de riguroso verano.

 

De Cabo de Gata a Granada. El recorrido se inicia en el Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar, a 30 kilómetros de Almería y nos lleva a recorrer La Alpujarra y los típicos pueblos de Sierra Nevada para terminar en la ciudad andaluza de Granada. Un total de 280 kilómetros a lo largo de los que descubrirás uno de los enclaves naturales más importantes del territorio nacional. La zona presenta contrastes paisajísticos; el inicio de la ruta está rodeado por un espectacular paisaje costero mientras que pasando por La Alpujarra y recorriendo Sierra Nevada, encontramos una sucesión de pequeños pueblos de interior que darán fin a la ruta en una de las ciudades más espectaculares del territorio español, Granada.

 

Si quieres tener la moto a punto y bien asegurada para emprender estas rutas, no dudes en contratar un seguro de moto. Nuestros asesores te ayudaran a elegir la cobertura que mejor se adapte a tus necesidades.