Te presentamos todas las ventajas a las que puedes acceder si te decides a contratar con Allianz tu seguro de jubilación.

No solo te beneficiarás de todas las coberturas que proporciona este tipo de seguro, sino que también tendrás a tu disposición buenas ventajas a nivel fiscal. Descúbrelas.

 

  • Ventajas Fiscales de las Aportaciones a Planes de Pensiones

Las aportaciones a Allianz Pensiones reducirán la Base imponible del cliente en el IRPF. De esta forma y dependiendo del tipo marginal del contribuyente, las aportaciones a Allianz Pensiones representa un considerable ahorro de impuestos, pudiendo llegar al 47%* de la aportación realizada.

Según normativa fiscal vigente año 2015. A partir de 2016: 45%. Dichos porcentajes de exención pueden variar dependiendo de la Comunidad Autónoma.

  • Fiscalidad de las Prestaciones de los Planes de Pensiones

Si la prestación, tanto principal como complementaria, se recibe en forma de capital, tributará en el I.R.P.F. en el año fiscal de su cobro, como rendimiento del trabajo personal.

Régimen transitorio: Las aportaciones realizadas antes del 1/01/2007 disfrutarán de las siguientes ventajas fiscales, siempre que el capital derivado de estas aportaciones se perciba al cabo de dos años desde el pago de la primera prima. En este caso, sólo se incluirá como Rendimiento del trabajo personal el 60%** del capital, por lo que resultará exento el 40%** (el plazo de dos años no será exigible en el caso de prestaciones por invalidez).

Adicionalmente, se deben cumplir los siguientes plazos establecidos por ley

- Desde 2015, para beneficiarse de la reducción del 40%, se debe solicitar el cobro de la prestación en forma de capital en el mismo ejercicio que acaezca la contingencia o en los dos ejercicios siguientes

- En caso de contingencias acaecidas en los ejercicios desde 2011 a 2014, la reducción del 40% podrá ser de aplicación a las prestaciones percibidas hasta la finalización del 8º ejercicio siguiente a aquél en el que acaeció la contingencia correspondiente.

- En caso de contingencias acaecidas en los ejercicios 2010 o anteriores, el régimen transitorio podrá ser de aplicación, en su caso, a las prestaciones percibidas hasta el 31 de diciembre de 2018.

Si la prestación, tanto principal como complementaria, se recibe en forma de disposiciones periódicas, éstas tributarán en el IRPF como rendimiento del trabajo personal.

Si la prestación, tanto principal como complementaria, se recibe de forma mixta, como parte en capital y parte en disposiciones periódicas, tributará cada parte según lo anteriormente especificado, disfrutando, si procede, a la parte de capital de las exenciones que pudieran corresponderle.

 

** Dichos porcentajes de exención pueden variar dependiendo de la Comunidad Autónoma.