12/02/2018. Comprar un coche representa una inversión significativa de dinero y eso hace que sea una decisión en la que entran en juego una serie de factores que dependen de cada uno. Te damos algunos consejos para que puedas elegir

 

Ha llegado el momento: hemos concluido que necesitamos comprar un coche para trasladarnos más rápido, mejorar la movilidad de nuestra familia o simplemente porque queremos renovar el que ya tenemos. Nos embarcamos entonces en la tarea de encontrar un nuevo modelo que nos acompañe los próximos días y es aquí cuando nos encontramos con las dos opciones que el mercado nos ofrece: ¿compramos un modelo nuevo o nos atrevemos a ir a por un coche de segunda mano? 

 

Adquirir un coche nuevo es siempre un lujo: las tapicerías intactas, el olor a nuevo, la pintura impoluta, los asientos forrados con plástico, el sistema de sonido sin estrenar… Disfrutarlo desde el kilómetro cero tiene todas las ventajas posibles y, en teoría, el gasto en averías durante los primeros años debería ser bajo (aunque hay estudios que demuestran que los coches nuevos suelen necesitar más visitas al taller en sus primeros años de vida que los modelos usados); sin embargo, el gasto inicial es mayor. Un coche nuevo ronda los 11 mil euros, a los que tienes que sumarle gastos como la matriculación, el certificado de circulación, el seguro y demás impuestos necesarios para poder usarlo. 

 

Por otro lado, hay quienes dicen que comprar un coche usado es adquirir los problemas de alguien más, pero eso no es del todo cierto. En España se venden aproximadamente 1,7 coches usados por cada modelo nuevo, lo que pone al mercado de segunda mano por encima del sector del coche nuevo en ventas. Se trata de un sector con una amplia oferta y que, en el caso de las casas de compraventa, ofrece todas las garantías de una compra de este tipo. Lo importante es tener claro el modelo que buscamos y saber sus funciones para evaluarlo antes de hacer la compra. 

 

¿Cuándo conviene un coche de segunda mano?

- Comprar un coche de segunda mano es rentable cuando eres de los que renueva el modelo cada cierto tiempo. Piensa que el tiempo aproximado de vida útil de un coche nuevo es de 14 años, así que un coche usado tendría la mitad de vida útil -7 años- si se le dan los cuidados adecuados. 

 

- El precio es muy inferior en los modelos usados y eso representa una inversión más baja por kilómetro recorrido. No se puede negar que con los años el coche va necesitando más mantenimiento y arreglos, que pueden disminuir si se le prestan los cuidados necesarios, por lo que es recomendable comprar uno que tenga entre 4 y 8 años de uso. 

 

- Los impuestos estipulados para adquirir coches de segunda mano son inferiores a los que debes pagar por un coche nuevo. Por ejemplo, la tasa a pagar por matricular un vehículo nuevo dobla en coste a la que hay que pagar por el cambio de la titularidad.

 

Tanto si te resulta rentable comprar un coche de segunda mano como si te decantas por el modelo nuevo, recuerda que puedes confiar en el respaldo del seguro de coche Allianz para cubrir cualquier accidente o avería que ocurra durante su tiempo útil.