Empezar a invertir nunca es fácil y siempre es arriesgado. Cuando no lo has hecho nunca, te enfrentas a muchas preguntas a las que tú mismo debes encontrar respuesta: ¿Cómo empiezo? ¿Dónde? ¿Cuánto dinero debo invertir? Aunque no todo está escrito, sí hay ciertas recomendaciones que puedes seguir antes de aventurarte.

 

Cuando hablamos de iniciarnos en el mundo de la inversión, siempre lo hacemos con algo de miedo, pues ‘inversión’ es una palabra que implica tanto ganancias como riesgos. Sin embargo, adquirir un buen seguro de inversión puede ser la piedra inicial para hacer de la inversión una estrategia económica a tu favor que te permita hacer crecer tu patrimonio y asegurarte un futuro lo más tranquilo posible. Nuestros planes de seguros están pensados para personas como tú, con interés por explorar nuevos horizontes en busca de bienestar. Asimismo, cualquiera de nuestros asesores podrá aconsejarte sobre cuáles son las modalidades que más se ajustan a tus necesidades y deseos, siendo este un buen primer paso.
 

Pasos para empezar a invertir

Si lo que buscas es invertir de manera mucho más seria, aquí exponemos cinco consejos básicos para iniciarte en el mundo de la inversión de manera planificada y prudente:
 
  • Haz un análisis previo de tu estado financiero: ¿cuáles son mis ingresos mensuales? ¿Cuáles son mis gastos habituales? ¿Cuáles son mis gastos a corto plazo? Estas tres preguntas son básicas para poder determinar la cantidad de dinero que podemos invertir y potencialmente poner a producir. De las respuestas que demos dependerá la construcción de nuestro mapa financiero, en el que también debemos incluir gastos grandes que tengamos contemplados (como la compra de una casa, de un coche o de un viaje de gran envergadura). Este es uno de los pasos más importantes también porque de él dependerá que el plan financiero que vayamos a diseñar se encuentre acorde a nuestro capital y que su puesta en marcha no nos afecte de ninguna manera. 

 

  • Establece un plan de negocios: este tipo de planificación suele hacerse cuando queremos abrir una empresa nueva y necesitamos determinar los gastos que nos va a acarrear. Asimismo, es necesario crear una hoja de ruta con la ayuda de un asesor especializado que nos permita determinar la mejor de las opciones: ¿Quiero invertir todos mis ahorros? ¿En qué los quiero invertir? ¿Cuál es el nivel de riesgo que estoy dispuesto a asumir? Esta última pregunta es vital, pues a mayor beneficio mayor riesgo corremos de perder dinero por determinados movimientos del mercado. 

 

  • Invertir lo justo: el mundo de las inversiones no está necesariamente reservado para aquellos con una cartera abultada, sino para aquellos que se atreven a apostar sabiendo los riesgos que ello implica. Sin embargo, sí debes establecer desde un principio qué cantidad de dinero estás dispuesto a arriesgar y a partir de ahí evaluar qué acciones adquirir, a qué fondos de inversión nos podemos suscribir y qué bonos podemos comprar que sean acordes a nuestro presupuesto. 

 

  • Familiarízate con el sector tanto como puedas: la información nunca ha sido tan abundante ni tan accesible como ahora que tenemos acceso a internet desde la comodidad de nuestros móviles. Dicho esto, no hay excusa para no emprender un camino de formación autodidacta y familiarizarnos un poco con los factores de riesgo, la terminología y los detalles en general del mundo de la inversión. También es importante que te dejes asesorar por un experto que te ayude a entender mejor los fondos de inversión, acciones, ETFs y derivados.