¿Cómo puedo cuidar de mis ojos y mi visión?

16/08/2023
¿Cómo puedo cuidar de mis ojos y mi visión?
Lo cierto es que ver bien y tener una buena visión no es lo mismo, aunque creas que sí. El sistema visual se desarrolla completamente entre los 6 y los 12 primeros años de vida, edad en la que los ojos alcanzan su madurez visual y en la que hay que agudizar las medidas de prevención de enfermedades oculares y reforzar hábitos saludables para evitar el desgaste prematuro de los ojos.  Las revisiones periódicas son fundamentales para ello y es que la prevención es clave para gozar de una buena salud ocular. Sobre todo, porque muchas de las afecciones o enfermedades que afectan a la visión son degenerativas y pueden ser corregidas con un diagnóstico temprano y los tratamientos adecuados. 
Las gafas de sol son un accesorio esencial para cuidar de tu vista en cualquier momento del año y en el verano cobran más relevancia. Es importante que las tuyas sean de calidad y que tengan filtros solares que, como mínimo, ofrezcan un 80 % de protección. Está comprobado que la exposición prolongada a los rayos ultravioleta provoca daños en la córnea, el cristalino y la retina. Así que, lleva siempre las gafas de sol contigo.
Aunque, a veces, no te des cuenta, evita frotarte los ojos de manera brusca o violenta, especialmente si tienes las manos sucias. Esto es importante y pertinente porque es uno de los hábitos más dañinos que puedes tener, y puede causarte desde hemorragias conjuntivales hasta deformidades en la córnea. A pesar de que esto te sorprenda ahora, trata a tus ojos con delicadeza. Son más sensibles de lo que en un principio te pueda parecer.
Si sufres de sequedad ocular, no te automediques. Muchas de las gotas que se comercializan en el mercado contienen esteroides y pueden ocasionar problemas de glaucoma y cataratas a largo plazo. Lo mejor es consultar con un especialista que evalúe tu caso particular y te recete un tratamiento acorde. Haz lo mismo si notas picor o un principio de conjuntivitis. Evita ponerte gotas si tu médico no te las ha recomendado. ¡Y vigila que no estén caducadas! Pues, en este caso, pueden causarte un mal mayor.
Aunque lo hayas hecho en más de una ocasión, compartir gotas para los ojos o, incluso, maquillaje no es una buena idea. Estos productos han estado en contacto con otras personas y, tal vez, estén contaminados. Por lo tanto, para evitar que esto se convierta en una vía libre para transmitir enfermedades, es mejor que cada persona utilice sus propios productos. Así, prevendrás muchos problemas oculares. 

A diario, estás expuesto a factores que, sin saberlo, van deteriorando tu visión: el humo del cigarrillo y la contaminación de la ciudad en general, el televisor a una distancia demasiado corta de los ojos, la exposición prolongada al brillo de las pantallas del ordenador y demás dispositivos móviles de uso diario. Incluso, las piscinas públicas en las que te metes sin usar los lentes protectores necesarios… Todos estos elementos te afectan progresiva y silenciosamente, y depende de ti contrarrestarlos a tiempo.

Por último, recuerda que la primera visita al oftalmólogo debe hacerse a los 6 meses de vida, la segunda al año y a partir de esto, una por año hasta los 7 años para monitorear el desarrollo de los ojos y aplicar los tratamientos necesarios en caso de que se detecte alguna enfermedad óptica. Y si quieres sentirte más tranquilo, recuerda que puedes contratar un seguro de salud totalmente adaptado a tus necesidades. Si tienes dudas, consúltalas con nuestros asesores a través del formulario. 

#segurosalud #saludojos #consejos 
¿Te llamamos?
Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo
Asesoramiento jurídico y médico
De lunes a jueves de 9h a 19h y viernes de 9h a 18h