¿Cómo elegir un seguro de salud?

En el momento de contratar un seguro de salud con una compañía aseguradora y poner en sus manos tu atención médica, es importante comprobar que dicha compañía tenga buena reputación, años de experiencia en este campo y, sobre todo, que la relación calidad-precio sea justa en base a los servicios que ofrece su póliza.

También es importante que la compañía aseguradora tenga buenos canales de comunicación con sus asegurados: números de atención gratuita, chats que resuelvan dudas genéricas a cualquier hora del día e inmediatez a la hora de responder correos electrónicos. Esto es particularmente importante cuando se trata de seguros de salud.

El segundo aspecto que tener en cuenta antes de contratar una póliza de seguro son las coberturas y sus límites. De manera habitual, los seguros de salud cuentan con medicina general, enfermería y algunos tratamientos bucales, pero no todos tienen las mismas coberturas ni los mismos límites.
Uno de los requisitos para contratar un seguro médico es completar un cuestionario respondiendo a preguntas relacionadas con nuestro estado de salud, entre ellas, especificar si sufrimos de enfermedades ya existentes a la hora de contratar la póliza de salud. Estas preguntas le sirven a la compañía aseguradora para evaluar los riesgos económicos que corren al aceptarte como asegurado y establecer el importe de la prima del seguro. 
Los periodos de carencia son aquellos espacios de tiempo durante los cuales no puedes disfrutar de los servicios contratados. Normalmente, esto se aplica a las especialidades médicas, aunque también hay aseguradoras que incluyen el ingreso hospitalario o determinadas pruebas diagnósticas en estos períodos de carencia. El tiempo suele oscilar entre los 6-8 meses, aunque conviene que revises bien lo que se indica en tu contrato, ya que puede haber otros tiempos distintos.

Otro elemento que conviene que tengas en cuenta al elegir un seguro de salud es saber si te puede interesar más contratar la modalidad con copagos o sin copagos. Si te decantas por la primera alternativa, cada vez que utilices uno de los servicios que has contratado tendrás que abonar una cuota que puede ser mayor o menor en función del servicio y de la prima que estés pagando (cuanto más económica sea, más alto va a ser el copago).

En el caso de que decidas contratar la modalidad sin copago, la prima se encarecerá, pero la ventaja será que vas a poder disfrutar de los servicios de tu seguro médico sin preocuparte de pagar nada más cada vez que los utilices. Esto puede ser interesante si vas a necesitar acudir mucho al médico y no solo puntualmente, en el caso de que tengas una patología crónica, por ejemplo.

Si tienes alguna duda más sobre cómo elegir un seguro de salud, no dudes en ponerte en contacto con nuestros asesores. Ellos te informarán de todos los aspectos que debes conocer antes de la contratación de esta póliza para que, también, puedas escoger la que mejor se adapte a ti.

 

#segurodesalud #seguromédico #consejos

¿Te llamamos?
Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo
Asesoramiento jurídico y médico
De lunes a jueves de 9h a 19h y viernes de 9h a 18h