Las hormigas pueden parecer una plaga dócil y poco dañina, pero si las dejas avanzar pueden invadir tu hogar sin que te des cuenta. Afortunadamente, existen remedios naturales, fáciles y económicos para ahuyentar esta plaga sin tener que llamar a un fumigador o pagar por productos químicos tóxicos para tu salud y la de tu familia

 

El verano es la época del año en que proliferan más plagas en casa y entre ellas, las hormigas son las más perseverantes, sobre todo si tenemos jardín o vivimos en una zona verde. Aunque son una plaga relativamente limpia e inofensiva, si se les permite avanzar pueden ser muy organizadas y perseverantes a la hora de ocasionar daños domésticos en su intento por recolectar materiales para su propia colonia. Las hojas de las plantas, por ejemplo, resultan perjudicadas por las mordeduras de hormigas que buscan alimentos, y si no tomas las medidas necesarias, pasarán al resto de plantas del jardín y causarán estragos mayores. 

 

Cuando se trata de control de plagas y otros males, tu seguro de hogar es una buena guía para encontrar profesionales que puedan ayudarte. La fumigación es necesaria cuando se trata de invasión de plagas perjudiciales para la salud como los roedores o las cucarachas, pero en el caso de las hormigas el plan de contingencia no requiere de tantos productos químicos y puede ser llevado cabo con productos domésticos que incidan mucho menos en tu salud y en la de los miembros de tu hogar. 

 

Remedios caseros naturales para ahuyentar a las hormigas

La ventaja de los remedios caseros naturales es que son ecológicos y por tanto nadie saldrá herido en el proceso de ahuyentar a la plaga. Cuando se trata de hormigas, matarlas a todas es una tarea imposible, pues volverán a aparecer en un par de días. Para aturdirlas y espantarlas podemos poner zumo de limón en un rociador y aplicarlo en todos los lugares de la casa donde veas hileras de hormigas. El cítrico del limón las confunde y perturba su sentido de orientación. 

 

En el mismo rociador puedes mezclar vinagre y agua a partes iguales y seguir el mismo procedimiento que con el limón. El olor del vinagre repele a las hormigas inmediatamente y elimina los rastros de olor que suelen dejar para orientarse. 

 

Otros ingredientes naturales buenos para espantar hormigas son la canela (en polvo o en aceite), talco o tiza, bicarbonato de sodio mezclado con azúcar, granos de café (puestos en lugares estratégicos de la casa), harina de maíz esparcida por el camino habitual de los insectos, hojas de laurel y especias en general que desprendan olores fuertes.

 

Remedios caseros químicos 

Si no confías demasiado en los productos naturales, los químicos más leves que tenemos en casa nos pueden ayudar en esta cruzada de espantar a las hormigas que nos están invadiendo. El cloro o la lejía son productos útiles: puedes aplicarlos donde veas hileras de hormigas caminando, humedeciendo un paño y limpiando esas zonas. La lejía eliminará el rastro químico que dejan para poder volver al nido, con lo cual se ven forzadas a emigrar a otra parte. 

 

Se puede realizar el mismo procedimiento con detergente en polvo o con bicarbonato. También puedes usarlo poniendo el polvo directamente en las zonas donde veas hormigas; no solo el olor las espantará, sino que aquellas que se atrevan a probarlo caerán muertas en cuestión de minutos.