El hábito de ahorrar es una de las bases para construir un buen sistema financiero personal que te permita administrar de manera correcta tus ingresos. Aunque todos a nivel general reconocemos el impacto positivo que conlleva saber ahorrar, se conoce muy poco sobre cómo convertirse en un buen ahorrador.

 

Aunque existen en el mercado maneras eficaces de ahorrar como los seguros de ahorro, también son necesarias iniciativas personales para hacer del ahorro un hábito y gozar de sus beneficios. ¿Gastas más de lo que ganas? ¿Te endeudas con demasiada frecuencia? ¿Llegas a fin de mes? Empezar a labrarnos una mejor situación financiera empieza por reconocer nuestras debilidades y encontrar soluciones prácticas para reforzarlas. 
 
Independientemente de tu situación, nunca es tarde para empezar a ahorrar. Como primer paso, es muy útil anotar en papel nuestro sueldo e irlo desglosando en nuestros gastos fijos: casa, servicios públicos, comida, transporte… El balance que resulte de esta lista será el primer paso para detectar las fugas de dinero que te están afectando y que afectan tu capacidad de ahorrar. Para empezar a ahorrar también es recomendable: 
 
  • Tomar la decisión aunque no exista una meta o evento que motive tu ahorro. 
  • Aprender a reconocer la diferencia entre lo que verdaderamente necesitas y lo que quieres comprar por mero impulso. Esto marcará una gran diferencia en tus gastos finales del mes. 
  • Ponte metas de ahorro alcanzables y destina una parte de tu sueldo mensual para cumplirlas. Cumplirlas te mantendrá motivado para seguir haciéndolo en el futuro y de esta manera convertirlo en un hábito constante. 
 

¿Cómo empezar a ahorrar?

Una buena manera de empezar es incluir tus ahorros como parte de tus gastos mensuales y establecer una cuota fija destinada a ese fin. Para ello, es recomendable abrir una cuenta de ahorros que uses exclusivamente para ingresar dinero; llevar el registro del crecimiento de tus ahorros te traerá cierta satisfacción que te mantendrá motivado para no desistir.
 
Pasar tus ahorros a inversiones también puede ser una buena opción para hacer crecer tus ahorros rápidamente. Esta opción puede ser beneficiosa cuando alcances cierta cantidad ahorrada, pero debes informarte bien antes de considerarla como una opción viable. La ayuda de un asesor financiero es vital para orientarte sobre las opciones que existen según tu perfil de inversionista. 
 
 
Incrementa tu riqueza
 
Esta es una estrategia bastante útil para personas cuyo sueldo es fijo y consta de cuatro pasos: 

 

  • Seguir tu presupuesto: seguir al pie de la letra tus gastos y evitar tener que gastar más dinero del que dispones es vital para poder incrementar tus ahorros. 
  • Intenta buscar ingresos extra: este es quizá el paso más complicado, pues no todo el mundo tiene la posibilidad de contar con segundos empleos o trabajos extra que les generen más ingresos. Sin embargo, en caso de tenerlos, es muy útil incluirlos en tu cuota de ahorros en lugar de gastarlos. 
  • Paga tus deudas sin dejar de ahorrar: estar libres de deudas nos permite ahorrar más y mejor, pero no estarlo no implica que debas dejar de ahorrar. Si tienes deudas que pagar, inclúyelas en tu presupuesto y si debes echar mano de tus ahorros para cubrirlas, hazlo. Lo importante es que logres mantener al menos una parte de tu dinero guardado. 
 
Aunque lo consideres imposible, haz el ejercicio: destina una parte de tu sueldo como ahorro en tu cuenta personal y verás cómo incrementa tu patrimonio de la manera más fácil y sencilla.