Cómo actuar ante un desmayo por un golpe de calor

09/09/2020

Ni bochornos ni sofocos. Un golpe de calor es algo más serio y se produce cuando la temperatura corporal aumenta rápidamente, lo cual puede provocar, en algunos casos, confusión, irritabilidad y convulsiones. Realizar actividades extenuantes en climas muy calientes o exponerse al sol durante mucho tiempo, da lugar a que se pueda sufrir de agotamiento, debilitamiento y, en consecuencia, de desmayos.

¿Hay que tomarse este tema en serio? Claro que sí. Aunque el verano es una de las épocas más esperadas por los españoles y los visitantes extranjeros, es necesario extremar las medidas y disfrutar del sol, de la piscina y de la playa tomando todas las precauciones necesarias. En este sentido, es conveniente prestar atención a las señales que da el cuerpo: sensación de cansancio, calambres o erupciones en la piel. También se pueden experimentar otros síntomas como:

  • Fiebre
  • Piel seca o sudoración excesiva
  • Náuseas y vómitos
  • Piel enrojecida
  • Pulso acelerado y respiración agitada
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de confusión, agitación o dificultad en el habla
desmayo por calor

¡El desmayo por calor también es posible! Un síncope es una de las manifestaciones más comunes y puede ser un claro indicativo de que se ha sido víctima de un golpe de calor y, de hecho, en ancianos puede ser la primera señal.

Un síncope sucede cuando la persona tiene una pérdida repentina y pasajera del conocimiento producida por una falta de riego sanguíneo en el cerebro. En cualquier caso, durante un episodio de desmayo se conservan las funciones cardíacas y respiratorias y suele durar menos de un par de minutos, permitiendo que el individuo se recupere de forma rápida sin necesitar, en la gran mayoría de los casos, de intervención sanitaria.

Además de la pérdida del conocimiento, la persona puede perder el color en la cara y el tono muscular. Asimismo, puede experimentar cierta debilidad, sudoración, visión borrosa y náuseas.

Cuando la presión sanguínea baja repentinamente, el flujo de sangre que llega al cerebro también disminuye. Presta atención a estas causas de los desmayos y aprende a manejarlas de manera adecuada:

  • Desmayo por calor o deshidratación.
  • Ponerse de pie bruscamente o demasiado rápido.
  • Descenso del nivel de azúcar en la sangre.
  • Afecciones cardíacas.
  • Consumo de ciertos medicamentos.
  • Emociones intensas.
  • Extracciones dentales.
  • Extracciones de sangre.

En caso de prestar auxilio a alguien que ha sufrido un desmayo por golpe de calor, lo primero que se debe hacer es asegurarse de que pueda respirar sin problemas. Además, conviene que la persona permanezca acostada durante unos 10 a 15 minutos. Aunque un desmayo no es algo por lo que debamos preocuparnos demasiado, es importante que, tras ocurrido el episodio, el afectado acuda a su médico de confianza y descarte cualquier problema de salud que requiera atención o tratamiento.

Un golpe de calor mal gestionado puede tener consecuencias más graves. Por ello, desde Allianz recomendamos actuar inmediatamente y, en caso de ser necesario, contactar con el servicio de emergencia local. Toma nota de estas recomendaciones:

  • Lleva a la persona a un sitio donde no se siga exponiendo al sol; quítale el exceso de ropa; y enfría su cuerpo con lo que tengas a mano.
  • Tumba a la persona con la espalda recta y las piernas levantadas. Esta posición favorecerá la circulación de la sangre.
  • Rocía agua fría en su cuerpo y abanícalo.
  • Si el episodio sucede en casa y tienes a mano compresas de hielo o toallas húmedas, colócalas en zonas como el cuello, axilas e ingles. También puedes utilizar una esponja fría.
  • Una vez transcurrido el episodio de desmayo, intenta que el afectado beba agua fría para rehidratarse. Evita las bebidas alcohólicas, azucaradas o con cafeína.
  • Si la persona pierde el conocimiento y no muestra signos de respiración, puede ser necesaria una reanimación cardiopulmonar.
  • Evita exponerte al sol de forma prolongada, principalmente entre las 12 y 17 horas.
  • Utiliza ropa ligera que permita la transpiración.
  • ¡Hidrátate! con agua o bebidas isotónicas, pero procura tomar líquidos saludables para tu organismo. Asimismo, es conveniente evitar las comidas copiosas o pesadas que puedan elevar la temperatura interna de tu cuerpo.
  • Ante sensaciones de mareo y cansancio, busca inmediatamente un sitio ventilado y fresco. Los locales con aire acondicionado son siempre una buena alternativa.
  • Ten especial cuidado con las personas mayores y los niños. Su vulnerabilidad ante los golpes de calor es mayor.
#consejos #salud #verano #calor
cuidar tu casa en verano
¿Estás pensando en tomarte unos días de merecido descanso después de este año tan raro? Te animamos a hacerlo de forma segura y escogiendo el plan que prefieras: con un pequeño viaje, haciendo alguna escapada o simplemente quedándote en casa para disfrutar de tu tiempo libre. En Allianz estamos contigo para cuidar de ti y de tu hogar.
LEER ahora
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
OTROS SEGUROS
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
llama al 902 300 186
Contamos con más de 13.000 asesores por todo el país. Encuentra al tuyo.
Ver mapa asesores