La prevención de riesgos laborales y la correcta formación de todos los empleados es responsabilidad enteramente del jefe de cada empresa. Sectores como el médico, el agrícola o el industrial son más propensos a este tipo de percances, por lo que es importante hacer hincapié en las medidas de seguridad a tomar para evitar contratiempos que pongan en juego tu salud.

 

Aunque naturalmente existen profesiones más proclives a sufrir accidentes laborales que puedan poner en riesgo la salud de los trabajadores, los trabajos de oficina también ocasionan accidentes, y no tenerlo en cuenta puede derivar en bajas importantes para tu equipo y afectar tu ritmo de trabajo. Piensa, por ejemplo, en una caída por suelo mojado, un resbalón accidental por las escaleras o, sin ir más lejos, la caída accidental de un objeto o de alguna parte del mobiliario. Es cierto que no son accidentes demasiado comunes pero, ¿cómo podemos adelantarnos a este tipo de acontecimientos? 
 
Como especialistas en seguros de salud que somos, hemos querido esbozar algunos aspectos a tener en cuenta para minimizar los factores de riesgo laboral en la oficina.
 

Revisa la instalación del mobiliario

El mobiliario característico de una oficina no suele representar mayores riesgos, pero factores como la antigüedad o incluso la actividad sísmica de la zona donde te encuentres, puede influir en el desajuste de las instalaciones. La inestabilidad de estanterías e incluso el desorden pueden incidir en accidentes por caída de objetos. Para evitarlos: 
 
  • Revisa al menos dos veces al año las instalaciones de tu mobiliario y en caso de tener que añadir piezas nuevas, busca un profesional que las instale respetando todas las medidas de seguridad.

 

  • Evita sobrecargar los muebles de almacenamiento; el peso puede acelerar el deterioro de los materiales y hacer ceder el fondo.

 

  • Si tu oficina tiene estanterías, la mejor medida preventiva es anclarlas a la pared y fijarlas para evitar que el peso o algún tropezón hagan que se caiga. 
 

Adapta las esquinas en punta y señaliza las puertas de vidrio

Parece una medida orientada a hogares en los que hay niños pequeños, pero muchas veces ya de adultos no somos conscientes del daño accidental que puede causar la punta afilada de una mesa o de un estante. En el caso de la oficina, la mejor medida de seguridad es evitar comprar elementos de mobiliario con acabados afilados. Si el mobiliario ya existía, puedes adaptarlo con terminaciones de plástico que disminuyan las consecuencias de un golpe accidental. 
 
En el caso de las puertas y las paredes de vidrio, es fundamental señalizarlas con elementos resaltantes que las distingan y así evitar golpes inesperados que puedan resultar graves dependiendo de la intensidad. 
 
 

Protege tus aparatos con reguladores de electricidad

Cualquier aparato que funcione con corriente eléctrica puede sufrir y causar daños por subidas o bajadas de tensión si está mal protegido o aislado. La primera recomendación para evitar accidentes por descarga eléctrica es revisar el estado de los equipos de manera periódica, así como no modificar los componentes de seguridad sin la supervisión de un experto. 
 
 
Otras recomendaciones a tener en cuenta: 
  • No tirar del cable al desconectarlo. 

 

  • Antes de hacer cualquier reparación, es fundamental apagar y desconectar de la corriente cualquier aparato.

 

  • Los enchufes de tierra son una buena opción para proteger tus equipos de las variaciones de tensión eléctrica.