proteger mi casa de intrusos

 

26/07/2019. Los expertos en seguridad insisten en que lo mejor para evitar sustos es tener rutinas definidas y seguirlas a diario: cerrar la puerta pasando la llave dos veces, encender la alarma antes de irte a la cama o antes de salir de casa, tener las llaves de repuesto en un lugar seguro y no debajo del felpudo de la entrada... Parecen consejos obvios, pero vale la pena hacer hincapié en ellos, incluso contando con un seguro de hogar completo, pues las vacaciones de verano están ya por llegar y los ladrones aprovechan el ausentismo general para hacer de las suyas.

 

En cuestiones de seguridad, no vale eso de dejar la puerta sin llave o no encender la alarma porque solo vas a por un café o a comprar el desayuno. Los ladrones llevan siempre la delantera por manejar el factor sorpresa, sobre todo cuando les concedemos esos momentos de descuido. Trucos tradicionales para mantener alejados a los ladrones como dejar las luces encendidas o el televisor a alto volumen, pueden ser más ingenuos de los que pensamos y por más que el seguro de hogar tenga cobertura de continente y de contenido, el disgusto y el mal momento de saber que tus cosas no están no te lo repara nadie, así que es mejor prevenir que lamentar. 
 

Trucos para evitar robos en casa:

1. Las redes sociales juegan en tu contra: anunciar cuando nos vamos de viaje es afirmar que tu casa quedará sola por varios días y es una invitación abierta a que los ladrones hagan de las suyas. Lo mejor es no anunciar en tiempo real cuándo estamos fuera o hacerlo cuando ya hayamos regresado; también es buena idea proteger nuestras redes sociales para que solo personas de confianza puedan ver nuestras publicaciones. 
 
 
2. Toma todas las medidas de precaución necesarias: no escatimes cuando se trate de dejar tu casa sola por un tiempo determinado. Según datos del Ministerio del Interior, en España ocurren al menos 300 robos domésticos diarios, cifras que intentan disminuir mediante campañas de concientización y protección. Sin embargo, la gran responsabilidad recae en nosotros, así que, si te sientes más seguro pidiéndole a un amigo que visite tu casa de vez en cuando, hazlo. Siempre es mejor prevenir que lamentar.
  
 
3. Deja un juego de llaves a alguien de confianza: de esta manera podrá vaciar tu buzón cuando se sature y podrá atender emergencias en caso de que se presentase alguna. No dejes copias escondidas en lugares públicos, ni siquiera dentro de tu coche, porque es una oportunidad de oro para los ladrones. 
 
 
4. Haz que la casa parezca habitada: como ya dijimos, esta puede ser una estrategia ingenua, pero es útil cuando las ausencias son cortas. También es útil el sonido de la radio o del televisor, al igual que la presencia de mascotas dentro de casa. 
 
 
5. Instala sistemas de vigilancia: si está a tu alcance, un sistema de domótica es muy útil para vigilar tu casa a la distancia y actuar con rapidez en caso de que detectes actividad sospechosa. Aunque no puedas detener a los ladrones, sí quedará registrada información sobre ellos que puede ayudar a las autoridades a dar con su paradero. 
 
 
6. Protege tu casa incluso cuando estés dentro: que la casa tenga personas dentro no siempre disuade a los ladrones de actuar. Seguramente has visto en la prensa casos de personas a las que han robado dentro de su propia casa, sufriendo traumas mayores producto del amordazamiento y el temor de que algo les pase. Ten cuidado con la puerta del jardín o del portón eléctrico, conecta la alarma por las noches sin falta y asegúrate de que todas las puertas y ventanas de tu casa están debidamente cerradas.