due diligence

 

29/01/2018. Dada la magnitud económica que representa la compraventa de una empresa, es necesario llevar a cabo un proceso de investigación previo que arroje luz sobre los aspectos económicos de la parte que realiza la compra, con el fin de evitar escándalos o errores de peso durante la transacción. A esta investigación se la conoce como ‘due diligence’ y hoy, en nuestra sección de negocios, hablamos de ella con todo detalle.

 

La due diligence permite informar al comprador sobre el riesgo implícito que conlleva vender una compañía grande. El término es el anglicismo de lo que en España se conoce como auditoría de compra, que no es más que la investigación previa que se lleva a cabo para recopilar información económica del posible comprador o inversor, con el objetivo de determinar los riesgos reales de mantener relaciones comerciales y analizar con mayor lujo de detalles su situación financiera.

 

Para llevarse a cabo, se debe contar con el permiso del vendedor y hacerse en el menor tiempo posible, tratando de no interrumpir la actividad de la empresa que está en venta. 

 

Su utilidad reside en que permite apreciar los pasivos ocultos del negocio que se va a llevar a cabo, revisar las contingencias que hayan podido darse e identificar las sinergias que puedan desarrollarse. Toda esta información servirá para desarrollar una estrategia de negocio adecuada, que logre el mayor beneficio posible para el vendedor tras la adquisición, bien sea societaria o individual. El objetivo es fijar un valor real y que el comprador sepa el estado financiero real de la empresa que adquiere. 

 

¿Cómo se lleva a cabo la due diligence?

En una due diligence el vendedor debe asumir la obligación de dar toda la información que se necesite durante el proceso, con el compromiso de no mentir, ocultar ni tergiversar datos y actuar en todo momento de buena fe. En caso de que actuase de manera contraria, se expone a la nulidad del contrato y a pagar una indemnización por los daños y perjuicios causados. 

 

También figura de por medio un acuerdo de confidencialidad entre ambas partes, que se sustenta bajo el hecho de que, si finalmente la transacción no se concreta, ninguna de las dos partes puede hacer uso de la información de la otra sociedad.  Por un tema de normativa para evitar el blanqueo de capitales, estos procesos son muy comunes en los bancos a la hora de aplicar exigencias concretas a sus clientes.

 

Al terminar toda la fase de investigación, los responsables de llevarla a cabo elaboran un informe donde detallan los aspectos comerciales, tecnológicos y contables que se hayan encontrado y se realiza un diagnóstico de la compañía que se va a adquirir. 

 

¿Qué se tiene en cuenta?

Se examinarán todos los aspectos involucrados en la transacción, cubriendo el ámbito financiero, contable y comercial; todos los aspectos tecnológicos, administrativos, laborales y legales que estén involucrados. El informe final también permitirá al nuevo dueño impulsar los cambios necesarios para mejorar el rumbo de la empresa, aumentar sus ganancias y lograr crecimiento sostenido de la misma.