Un Accidente es un evento inesperado, que no se podía prever y que, en general, provoca daños, lesiones o consecuencias negativas: rotura de objetos como cristales, tuberías, partes de un coche o daños físicos como quemaduras, esguinces, etc. Los seguros, existen, precisamente, para mitigar los efectos dañinos de estos eventos.

Existen dos tipos de daños derivados de los accidentes:

Daños Accidentales: En estos casos, los daños a consecuencia de este evento inesperado, son totalmente imprevisibles. A pesar de haber tenido en cuenta todas las precauciones y haber hecho todos los mantenimientos posibles, se ha producido un hecho fortuito que ha causado daños en terceras personas o en la propiedad de otras personas de forma involuntaria.

Daños Intencionales: Son aquellos en los que, en realidad, el accidente viene causado por una mala praxis o un mal uso. En estos casos, la persona causante del accidente actuaba con mala fe o dolo, es decir, a pesar de saber que sus acciones iban a provocar dicho accidente, no hizo nada para evitarlo. Estos actos pueden darse por un descuido, una mala praxis, un mal uso, o directamente, con malas inteciones.

 

A continuación os dejamos algunos ejemplos de accidentes:

Accidente en el hogar: Rotura accidental de una tubería que estaba en buen estado.

Accidente en la carretera: Pinchazo en un neumático en buen estado.

Accidente laboral: accidente de tráfico desplazándose al trabajo

Accidente rural: ataque de animal autóctono.

 

¿Quieres estar preparado ante cualquier accidente?
Declara tu accidente en nuestro Centro de Resputa Rápida
¿Has tenido un accidente? Recuerda que nuestro servicio de asistencia funciona 24/7
¿Quieres cuidar de tu familia en caso de tener un accidente? Usa nuestro comparador.
Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo.
De Lunes a Jueves de 9:00h a 19:00h y Viernes hasta las 18.00h
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.