Los tipos de interés es el precio que se paga por el dinero. Cuando los tipos de interés son altos, a las empresas y a los particulares les sale mucho más caro pagar un crédito, así que la actividad económica tiende a mantenerse en niveles moderados; al mismo tiempo, y al no haber una gran demanda de bienes, los precios tampoco aumentan en exceso. Cuando los tipos de interés son bajos, la remuneración de los productos de ahorro tradicionales (depósitos a plazo, por ejemplo) es muy baja, por lo que el ciudadano aumenta su interés por la rentabilidad que le ofrecen la bolsa y otros productos financieros.
¿Estás buscando casa o piso? Protégelo con el mejor seguro
¿Buscas comprarte un coche? Recuerda que tenemos los mejores seguros
Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo.
De Lunes a Jueves de 9:00h a 19:00h y Viernes hasta las 18.00h
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.