Método Kakebo: cómo aprender a ahorrar puede salvarte la vida

25/06/2020

Para gastar el dinero no existe ningún obstáculo, basta con seguir nuestros impulsos para que seamos testigos de cómo nuestro capital se escapa de nuestras manos como agua entre los dedos. Para evitar este declive y asegurar un futuro financiero más tranquilo, existen productos de ahorro e inversión que nos facilitan la vida, como ocurre con los seguros de ahorro o los fondos de inversión, que además incluyen ventajas fiscales que generan beneficios a mediano y largo plazo, así como un patrimonio que queda de herencia para los beneficiarios en caso de fallecimiento.

Al margen de estos productos financieros que hacen del ahorro un hábito más fácil de adoptar, existen estrategias para mejorar el manejo de nuestro dinero, aprender a manejarlo y librarnos de esa molesta sensación de no tener liquidez suficiente para vivir la vida tranquila que te gustaría. Entre ellas, encontramos una técnica japonesa centenaria que ha tomado relevancia en los últimos años por sus buenos resultados: el método Kakebo.

Rentas variables y perfil de inversor

La primera mención de este método de ahorro se remonta a 1904 de la mano de Hani Motoko, una periodista japonesa interesada en encontrar una manera eficaz para manejar la economía familiar sin privarse de sus necesidades básicas. Su aparición supuso una especie de liberación, especialmente para las mujeres cabeza de hogar, pues les permitió ganar control sobre sus ganancias y gastos financieros.

Aunque puede resultar un poco tediosa, los expertos aseguran que su éxito radica precisamente en su plan de acción. El primer paso es registrar por categorías los gastos diarios (semanales o mensuales, como te resulte más cómodo). Ejemplo: ingresos, gastos esenciales, gastos relacionados al ocio y los gastos extra (caprichos, regalos, viajes…). Para el registro puedes usar un cuaderno de cuentas o un documento en Excel, lo importante es que el dinero quede dividido en ingresos y gastos, y cada categoría esté bien definida.

Una vez tengas los ingresos y egresos registrados y clasificados por categorías, lo siguiente es ponerte manos a la obra y evaluar cuántos de esos gastos son prescindibles y qué porcentaje de tu dinero gastado en meses anteriores puede destinarse a una cuenta o fondo de ahorros. Para ello, hay cuatro preguntas vitales:

  • ¿Cuánto dinero he logrado ahorrar hasta ahora?
  • ¿Cuánto dinero quiero ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero estoy gastando mensualmente?
  • ¿Qué puedo cambiar para ahorrar más?
Teniendo un registro detallado de tus gastos, te darás cuenta de la cantidad de dinero que inviertes en gastos menores que pasan desapercibidos, pero que pesan a la hora de hacer las cuentas del mes. Lo ideal es que, a partir de estos datos, controles más tus impulsos antes de derrochar el dinero inconscientemente. Los defensores de este método afirman que la constancia y el seguimiento al pie de la letra del mismo puede hacer que quieren los ponen en práctica ahorren hasta un 35% de sus ingresos. ¿Te atreves a probarlo? 
#ahorro #consejos #kakebo #economíafamiliar
¿Ya sabes cómo funcionan los Fondos Multiactivos, pero no tienes claro cómo se gestiona el riesgo en una inversión? Te explicamos cómo en los seguros Unit Linked de Allianz, conseguimos sacar la mejor rentabilidad para tus ahorros y cómo nuestros asesores velan por ellos.
LEER ahora
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
OTROS SEGUROS
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
llama al 902 300 186
Contamos con más de 13.000 asesores por todo el país. Encuentra al tuyo.
Ver mapa asesores