Consejos para proteger tu reputación digital

Las redes sociales se han convertido en la principal herramienta de comunicación a nivel mundial. Facebook, Twitter, Instagram o TikTok son, al día de hoy, algunas de las más populares. Estas plataformas conectan a miles de millones de usuarios y se han convertido en las expresiones más claras del comportamiento de la sociedad. A pesar de ello, hay una cuestión innegable: compartimos suficiente información como para poner en riesgo nuestra privacidad. ¿Cuáles son estos peligros? ¿Cómo podemos evitarlos?

Suplantación de identidad. Tomar el nombre y la información personal de otra persona y hacerse pasar por ella es una de formas de operar de individuos malintencionados cuya finalidad es estafar, extorsionar y chantajear a otros usuarios. Para evitarlo, evita abrir y responder mensajes “spam” y evitar el uso de redes Wi-Fi públicas. Procura usar contraseñas seguras e intenta no utilizar palabras, nombres o cifras con las que sea muy sencillo relacionarte.

Otra alternativa es aprovechar tu seguro de hogar. ¿Sabías que las pólizas de vivienda de Allianz ofrecen un servicio de reputación digital? Te permite conocer las referencias y contenidos relacionados con tu persona que aparecen en los buscadores.

Fraude y pishing. Los ciberatacantes se valen de mensajes directos y publicaciones con enlaces peligrosos que contienen malware. El principal objetivo es robar tu cuenta y obtener la mayor cantidad de información personal posible. Y, ¿cómo puedes identificarlo? Los correos electrónicos que instan a actualizar los datos personales de tu perfil social son unas de las actuaciones más comúnes. ¡Mucho cuidado con los sorteos y descuentos!

 

Acoso Cibernético. Los adolescentes son las principales víctimas del ciberbullying en redes sociales. La agresión, el acoso y el maltrato logran su cometido a través de mensajes de voz, texto, videos, etc. Si tienes hijos, presta atención a cualquier cambio en los patrones de comportamiento que puedan estar alterando su salud física y mental. Bajo rendimiento académico, ansiedad y depresión son algunos signos.

 

Repercusiones legales. Lo que publicamos en redes sociales puede jugarnos en contra. Debemos ser cautelosos al momento de compartir información que pueda perjudicar o difamar a terceros. Los problemas legales relacionados con la propiedad intelectual, la vida privada, el derecho a la imagen propia y la protección de datos personales son algunas de las situaciones más típicas en este ámbito.

 

Adicción a las redes sociales. Destinamos gran parte de nuestro día a interactuar a través de redes sociales y nos olvidamos del inmenso valor que tiene el contacto físico (aunque de momento la situación sanitaria nos limite en este sentido). ¿Puede esto afectarnos? Desde luego que sí. Una adicción a las redes sociales detectada puede causar sedentarismo, aislamiento y trastornos del sueño. Los adolescentes son los más vulnerables, por lo que fomentar un uso responsable desde casa es fundamental.

  1. Consulta las coberturas del seguro de hogar. Averigua si incluye el servicio de borrado y reputación digital. No desaproveches el asesoramiento de los profesionales.
  2. Dedica tiempo a configurar contraseñas seguras. Utiliza mayúsculas, minúsculas, números, signos, etc. Evita usar las mismas credenciales para todas tus cuentas.
  3. Intenta no ofrecer toda tu información personal a la primera. Lee la letra pequeña y decide con sentido común qué datos vale la pena compartir y a cambio de qué.
  4. En la medida de lo posible, intenta evitar redes de Wi-Fi públicas. En caso contrario, verifica que sean “seguras”.
  5. Mantén tus equipos protegidos con un buen programa de antivirus, copias de seguridad y extensiones.
  6.  
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.