La idea de una mudanza puede sonar como algo muy ilusionante hasta que nos enfrentamos al proceso de embalaje y envío de nuestras pertenencias a un nuevo hogar. ¿Pero qué pasa cuando ese nuevo destino se encuentra a miles de kilómetros de donde residimos actualmente? ¿Cómo gestionamos una mudanza internacional? Si estás a punto de enfrentarte a una situación parecida, toma nota de los siguientes consejos para hacerlo de la manera más efectiva posible.

 

Cambiar de casa puede terminar siendo un dolor de cabeza por culpa de la mudanza, sobre todo si el cambio va a ser a un país diferente, pues el traslado se mezcla con la adaptación al nuevo ambiente al que vas a llegar, el nuevo idioma que vas a aprender y las personas que conocerás después de tu llegada. Lo cierto es que las mudanzas internacionales varían frente a las mudanzas locales, sobre todo en lo que refiere al método de transporte, al embalaje, a la documentación pertinente y al coste del desplazamiento. 
 
Si lo que dejas atrás es una casa propia, tu seguro de hogar es un respaldo valioso para proteger tu propiedad y las pertenencias que dejas de cualquier accidente o que ocurra mientras estés lejos. Tampoco deseches la idea de contratar un seguro en tu nueva ciudad para proteger tu patrimonio de sucesos desafortunados. 
 
 

Consejos antes de la mudanza internacional

Selecciona lo que te vas a llevar: las mudanzas son también una oportunidad para hacer revisión de tus pertenencias y deshacerte de las que ya no utilizas, las que no crees convenientes en tu nueva vida o las que puedes vender para ganarte un dinero extra. Esto aligerará la mudanza al dejar solo lo importante y abrirá espacios para lo nuevo que está por llegar.
 
Contrata una empresa de mudanzas: lo más aconsejable es que lo hagas con antelación para que puedan ir a tu domicilio, evaluar el volumen de la mudanza y darte un presupuesto preciso. Ante un evento así es mejor contar con la asesoría de los profesionales, pues ellos conocen mejor los métodos de embalaje y transporte de todos los objetos que quieras llevarte. Una vez contrates a esa empresa, debes proporcionarle las direcciones exactas de recogida y descarga de la mudanza, números de teléfono para facilitar la comunicación y otros datos pertinentes según el caso. 
 
Separación de bienes: antes de dejar todo listo para que la empresa de mudanzas lo recoja, pon aparte las pertenencias que quieres o debes llevar a mano, como la ropa que usarás durante el viaje, tus documentos personales o algunas joyas o elementos de valor que consideres que deben recibir una atención especial durante el traslado.   
 
 

Consejos después de la mudanza internacional

Comunica el cambio de residencia: a familiares, amigos, vecinos y conocidos, así como a las entidades bancarias, instituciones, empresas o publicaciones a la que estuviera suscrita. 
 
Suministros: al llegar a un nuevo domicilio es importante hacer el cambio en los contratos de gas, luz, agua, teléfono, internet y televisión por cable para que las cuentas queden a tu nombre y evitar problemas como retrasos en los pagos. 
 
Seguros: al igual que los suministros, es necesario buscar nuevos seguros médicos, de coche y de hogar para mantener seguros y respaldados a ti y a tu familia.