proteger muebles en mudanza

 

23/10/2019. ¿Estás a punto de mudarte de casa, de ciudad o de país por primera vez en la vida y no tienes idea de cómo empezar a embalar tus muebles? El traslado de un lugar a otro puede ser largo y si no los proteges de manera adecuada pueden sufrir daños que no quieres tener que reparar luego. Sabes que tu seguro de hogar protege el contenido de tu casa si así lo tienes estipulado, pero, para prevenir molestias, hoy te damos un par de consejos útiles para que tus muebles lleguen a salvo a tu nueva casa.

 

Para realizar una mudanza con éxito (especialmente si es una mudanza internacional), lo mejor es hacer una selección previa de lo que quieres llevarte contigo a esta nueva etapa y lo que quieres dejar atrás (aquí hablamos de cómo deshacerte de muebles viejos), sobre todo si estás pensando contratar una empresa de mudanzas que te ayude con el traslado. De cualquier forma, el embalaje es una de las tareas más pesadas, lentas y necesarias para proteger nuestras pertenencias, sobre todo aquellas que no caben en cajas. 
 
¿Qué necesitamos para proteger nuestras bibliotecas, escritorios, cuadros, sofás e incluso nuestros electrodomésticos? 
 
  • Papel de burbuja para los objetos más frágiles, papel film para proteger superficies de ralladuras o suciedad. 
  • Cajas de cartón reforzado de diferentes tamaños. Resultan muy útiles para embalar objetos pesados como armarios e incluso para embalar ropa en vertical. 
  • Cinta de embalar y, para mayor comodidad, un dispensador que te facilite el trabajo. 
  • Mantas protectoras para complementar el uso del film en superficies delicadas. 
 
 
Embalar según el tipo de mueble
 
Vacía todos los muebles y desmonta aquellos que te sean más sencillos de trasladar por partes. Te recomendamos tomarle fotos al proceso para que montarlos de nuevo no sea una tarea imposible. Otra opción es simplemente envolverlos en mantas protectoras, cartón o plástico, asegurando las gavetas y cualquier otra parte que pueda moverse para que no se caiga durante el viaje. El proceso de embalaje se hace de acuerdo al tipo de mueble: 
 
Sofás, sillones y sillas en general: el papel de film los protege muy bien durante el viaje. Si tienen sillas o patas movibles, lo mejor es retirarlas y guardarlas por separado junto con cojines y almohadas para que no se pierdan ni sufran daños. 
 
Colchones: lo mejor para protegerlos es usar fundas de plástico, muy útiles para evitar rozaduras, desgastes y daños generales por enganches con otros objetos punzantes de la mudanza. 
 
Armarios, roperos, bibliotecas: lo más seguro es que tengas que desmontar este  tipo de muebles, pues suelen ser demasiado grandes y engorrosos para moverlos tal como están. La ropa puedes guardarlas en las cajas de cartón que mencionamos anteriormente. 
 
Electrodomésticos: para lavadoras, secadoras, hornos o frigoríficos puedes usar almohadillas para proteger las esquinas antes de embalarlos con plástico. Si no dispones de almohadillas a mano, puedes usar trozos de cartón adheridos con cinta adhesiva. 
 
Las empresas de mudanzas pueden echarte una mano con el embalaje, pero nadie tendrá el mismo cuidado e interés por el bienestar de tus muebles que tú mismo, así que si es la empresa la que se encarga de embalarlo todo, te recomendamos que supervises el procedimiento personalmente para evitar llevarte sorpresas desagradables.