FAQS habituales sobre los seguros de vida

14/01/2019

Contratar un seguro de vida, es una decisión que se toma cuando se empiezan a adquirir responsabilidades, se forma una familia o se tienen personas al cargo que dependen de ti económicamente, aunque solo sea para pagar la mitad de la hipoteca. Cuando se empieza a buscar información sobre este producto, es normal que surjan dudas y que haya terminología que no quede clara.

Para que sepas exactamente cómo funciona un seguro de vida, a continuación te aclaramos las dudas más comunes que suelen surgir. Además, recuerda que puedes contactar con nuestros asesores cuando quieras y ellos podrán ampliarte toda la información y resolver todas las preguntas que te surjan.

Preguntas frecuentes habituales sobre los seguros de vida
La edad actuarial no se corresponde con la edad real del asegurado, sino con la edad de referencia que se toma para poder tarificar el riesgo que asume la compañía de seguros al venderle la póliza. La edad actuarial es el resultado de la edad correspondiente al cumpleaños más cercano (por ejemplo, si una persona de 31 años compra una póliza de vida en enero y cumple en abril, su edad actuarial serán 32 años aunque no corresponda a su edad real). Este es un término imprescindible para entender las condiciones particulares de tu seguro de vida. 
Esta pregunta no resuelta genera muchas dudas entre quienes se están planteando pedir una hipoteca para comprar una casa. La respuesta teórica es que no, no es obligatorio adquirir un seguro de vida o tenerlo para adquirir una hipoteca. Lo único que te pueden exigir por ley es un seguro de hogar que cubra los gastos de daños ocasionados a la propiedad. Sin embargo, los bancos piden ciertas garantías económicas que demuestren que el interesado tiene recursos para afrontar esa deuda y los seguros de vida funcionan muy bien para estos fines. 
De acuerdo a la ley vigente, el asegurado está obligado a responder sobre enfermedades preexistentes a la contratación de la póliza a la aseguradora, siempre y cuando esta pregunte. En ese sentido, se entiende que no actúa de mala fe quien no responde a aquello que no se le ha preguntado. En cualquier caso las aseguradoras suelen exigir pruebas médicas antes de la contratación de una póliza de seguro para saber de antemano si el asegurado debe pagar una tarifa extra o si su condición de salud lo excluye de alguna de las garantías. Si las enfermedades aparecen a posteriori y causan la muerte repentina del asegurado, la empresa aseguradora tendrá que responderle económicamente a sus beneficiarios.
Un seguro de vida solo puede ser cobrado por el o los beneficiarios que el asegurado dejó estipulados en la póliza.
No hay una cantidad obligatoria, pues depende de tus circunstancias particulares. Lo mejor es que te asesores con alguno de nuestros especialistas para evaluar tu posición y determinar qué cantidad te conviene más asegurar.
Esperamos haber resuelto todas las dudas que pudieras tener sobre los seguros de vida. De todas formas, si quieres ampliar información o tienes alguna otra pregunta, puedes contactar directamente con uno de nuestros asesores para que responda a todas tus dudas.
La jubilación es una etapa de retiro con la que muchos sueñan para disfrutar de sus aficiones y de la compañía de la familia. ¿Qué debemos evitar a la hora de planificar nuestro retiro? Aquí te lo contamos
LEER ahora