acelerador atascado

 

16/09/2019. Ya hemos hablado de cómo detener el coche cuando los frenos fallan, por lo que este artículo será para evaluar lo que se debe hacer en el caso contrario, cuando es el pedal del acelerador el que no responde. Esperamos que nunca pases por ninguna de estas dos situaciones, pero es mejor conocer los mecanismos de emergencia y no necesitarlos que necesitarlos y no conocerlos. En cualquier caso, lo mejor es que tengas tu seguro de coche al día para estar respaldado en caso de emergencia.

 

En el 2014 Toyota tuvo que ejecutar una enorme retirada de vehículos del mercado por un problema mecánico que hacía que se “pegara” el pedal del acelerador. Aunque no es un accidente común, le puede pasar a cualquier coche y la mejor manera de prepararnos es saber de antemano cómo actuar. En caso de que te ocurra, lo mejor es intentar guardar la calma, pues el pánico puede ser más peligroso que el daño en sí mismo. 
 
 

Ahora que estoy calmado... ¿qué hago? 

1. No apliques el freno de mano: es necesario liberar la transmisión del motor, así que intenta levantar el acelerador hasta llevarlo a su posición inicial, y buscar el punto neutro del coche. En caso de que el coche no tenga esta opción, debes ir reduciendo marchas progresivamente y aplicar paulatinamente los frenos; si lo hacemos de golpe y el motor no responde, podemos quedarnos sin ellos. No apliques el freno de mano por ningún motivo, pues perderás el control del coche y puede terminar siendo peor. 
 
 
2. Enciende las luces intermitentes: servirán para indicarle al resto de conductores que estás teniendo problemas con el coche y que deben ir con cautela. 
 
 
3. Fíjate en tu entorno: cuántos coches tienes alrededor, cuáles son las condiciones de la vía y qué otros elementos te rodean. Todo esto es necesario para encontrar el mejor lugar para sacar el coche de circulación sin ponerte ni poner en riesgo a ningún otro conductor. Es un asunto delicado, así que debes utilizar los retrovisores para ubicar la vía más corta hacia el arcén, en un lugar donde no haya peatones. En caso de que no haya arcén, debes buscar la barrera de metal más cercana que te ayude a detener el vehículo. 
 
 
4. Ten cuidado con el volante: si la única opción que ves posible es la de detener el coche chocándolo ligeramente contra una barrera de metal o sacándolo de la vía, debes tener precaución con los movimientos del volante porque de hacerlo de manera brusca, puedes perder el control del coche. 
 
 
5. Elige bien la barrera: en el peor de los casos puede ocurrir que no encuentres ninguna barrera de metal ni ninguna vía alterna para sacar el coche de circulación, tendrás que buscar un objeto fijo contra el cual colisionar para detener el coche. Evita los árboles, las farolas, los pilares y cualquier objeto fino (porque el impacto destruiría el coche por completo); evita también las casas u otros vehículos para evitar herir a terceros. Lo mejor será buscar alguna cerca de alambre que amortigüe la velocidad u otro objeto más grande y destructible que cause el mínimo daño al impactar, pero que logre reducir la velocidad del coche.