Por qué comprar un coche eléctrico

Aunque la inversión inicial para adquirir un vehículo de cero emisiones puede ser algo elevada, uno de los principales beneficios del coche eléctrico es el ahorro diario. Hoy en día, no solo el motor eléctrico es más eficiente que el de combustión, sino que las baterías son cada vez más ligeras, económicas y seguras. Además, estos vehículos presentan una autonomía similar a la de los automóviles de gasolina. De hecho, la media de muchos vehículos eléctricos ronda los 400 kilómetros.

Asimismo, el coche eléctrico destaca por tener como alternativa la “carga rápida”. Esta permite obtener un 80% de batería en tan solo 30 minutos. Una opción adecuada para casos de emergencia, pero de la que no se recomienda abusar.

¿Sabías que una de las ventajas del coche eléctrico es que está exento de pagar el Impuesto de Matriculación? Además, aunque contratar un seguro de coche seguirá siendo algo crucial, adquirir uno de estos vehículos te permitirá acceder a descuentos en el Impuesto de Circulación.

Por otra parte, podrás circular en horas de mucho tráfico por aquellas ciudades en los que existan carriles VAO, es decir, sin necesidad de ir acompañado. Con todo, tras lo establecido por la Ley del Cambio Climático, también podrás transitar por las zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las principales ciudades españolas.

Con un coche eléctrico no solo podrás olvidarte del cambio de lubricantes y filtros, sino que al tener menos componentes mecánicos que los vehículos tradicionales, el mantenimiento es más económico.

Asimismo, entre las ventajas del coche eléctrico destaca la durabilidad de las piezas. Debido a que las vibraciones y la temperatura se reducen en estos vehículos, también disminuye el desgaste de los componentes.

Uno de los beneficios del coche eléctrico más conocidos es que este produce un impacto menor en el medioambiente en comparación con el vehículo tradicional. Y es que como no emite CO2, tampoco quema combustible. Si añadimos los paneles solares a la ecuación, las emisiones llegan a cero.

Por otra parte, los coches eléctricos tienen menos piezas que rozan entre sí. Por tanto, estos vehículos reducen el ruido que hacen al desplazarse disminuyendo la contaminación acústica que suele haber en las ciudades.

Encontrar aparcamiento es uno de los mayores quebraderos de cabeza entre los conductores. Sin embargo, una de las ventajas más destacables del coche eléctrico es la facilidad para estacionar, especialmente en las grandes ciudades. Esto se debe a que la DGT premia a los conductores que cuentan con la etiqueta azul de Cero Emisiones.

Así, estos vehículos pueden aparcar gratis, sin restricciones de tiempo, en las zonas azules y verdes. En Málaga, por ejemplo, tanto los coches híbridos como eléctricos pueden estacionar libremente en las zonas verdes y azules sin abonar ninguna tasa, aunque los conductores deben estar empadronados.

Si bien el módulo de baterías de un coche eléctrico tiene un tamaño considerable, su forma es plana y se sitúa en el pavimento del vehículo. Además, los componentes mecánicos del coche eléctrico ocupan un 40 % menos de superficie que las piezas de un vehículo tradicional, ya que se prescinde de la caja de cambios, túnel de transmisión y línea de escape. Sumado a la capacidad de las plazas traseras y el maletero, el espacio interior del coche eléctrico es mayor que el de otros tipos vehículos.

Sin duda, no podemos pasar por alto las ventajas del coche eléctrico. Al fin y al cabo, comprar un vehículo de estas características ofrece beneficios tanto para el entorno, como para el bolsillo. De modo que, si finalmente decides adquirir un coche eléctrico, recuerda contar con un seguro de coche que cubra todas tus necesidades.

#segurodecoche #cocheelectrico #ventajascocheelectrico
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.