Inflación: luces y sombras de la subida de precios 

27/09/2021

A pesar de su mala prensa, la inflación no es mala en sí misma: una tasa leve a moderada suele ser síntoma de que una economía está saneada. De hecho, uno de los motivos por los que el coste de la vida se ha incrementado en estos meses es que la recuperación del crecimiento real la economía mundial, tras la debacle de 2020. Además, la inflación puede ser positiva para los mercados de valores, sobre todo porque unos precios razonablemente más elevados pueden aumentar los beneficios de las empresas. 

Pero es innegable que el avance de la inflación, incluso cuando es leve, tiene un impacto negativo en el poder adquisitivo de las personas. Y también en las inversiones. Si tomamos como ejemplo el caso del índice de referencia de la bolsa americana, el S&P 500, las valoraciones más elevadas de la renta variable se dieron con tasas de inflación de entre el 2% y el 4%. Sin embargo, cuando ésta supera el 5%, se observa una tendencia de reducción de los beneficios y niveles de consumo más bajo en general. 

 

Inflación subida de precios

Si bien es cierto que la subida de precios de este año se debe en parte a cuestiones coyunturales, como los problemas de suministro de materias primas y el colapso comercial que estamos viendo tras el parón de la pandemia, hay motivos para pensar que el repunte puede continuar. Por ejemplo, el hecho de que los bancos centrales estén priorizando la inyección de dinero a las economías para estimular su crecimiento, incluso aunque esto suponga superar sus objetivos de inflación. O que cada vez más países busquen la autosuficiencia en el suministro de bienes esenciales (como respuesta a las guerras comerciales como la de China y EEUU y al Brexit), cosa que puede empujar a alza los precios. 

Con todo esto, la gran pregunta es: ¿qué puedo hacer yo frente al efecto de la inflación? Teniendo en cuenta el impacto que ésta tiene en nuestro bolsillo, sobre todo a largo plazo, lo primero que hay que plantearse es aumentar el nivel de ahorro en la medida de lo posible. Pero a la vez debemos tener en cuenta que ese ahorro, si consiste en tener un dinero depositado (por ejemplo, en una cuenta corriente), no nos ayudará en este cometido. 

Por tanto, el segundo paso sería comenzar a invertir. Y hacerlo además lo antes posible. En este sentido, cabe señalar también que no todas las inversiones son igual de efectivas a la hora de ayudarnos a luchar contra la inflación. Y es que una tasa del 3% puede reducir el valor de un activo casi un 25% en solo 10 años. Por eso es importante observar la rentabilidad real de nuestras inversiones (que es la rentabilidad nominal menos el repunte de precios) y escoger activos que tradicionalmente se benefician de entornos inflacionistas, como las materias primas y el oro, las acciones cotizadas o los bonos ligados a inflación, fabricados para ayudar a los inversores a protegerse de la subida del coste de la vida, y a los que se puede acceder por ejemplo vía fondos de inversión.

Si quiereas saber más sobre la inflación, te invitamos a leer esta hoja de respuestas elaboradda por Allianz Global Investors.
ahorrar segun edad
El ahorro es un hábito que todos deberíamos aprender desde nuestros primeros años de vida. Y es que cuanto antes comencemos a ahorrar, antes lograremos un nivel de ahorro suficiente para cumplir con nuestros objetivos o hacer realidad ese sueño por el que tanto nos hemos esforzado. Tengas o no un objetivo trazado en este momento, ahorrar es imprescindible incluso para hacerle frente a situaciones inesperadas que pueden llegar a trastocar nuestros planes. Ahora bien, ¿cuál es la mejor forma de ahorrar según nuestra edad?
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.