Invertir a largo plazo: diferencias entre riesgo y peligro

05/11/2020

Empecemos con lo fundamental: entender qué significa invertir a largo plazo. Podemos decir que se trata de una inversión cuyo horizonte de tiempo es mayor a los doce meses y cuyo principal objetivo es conseguir la mayor rentabilidad posible.

Planificar la jubilación es, por ejemplo, uno de los principales objetivos que llevan a las personas a destinar parte de su capital a productos financieros como las acciones, los fondos de pensión o los seguros de vida ligados a fondos de inversión

Ahora bien, ¿son mejores las inversiones a largo plazo? La realidad es que la elección más acertada será aquella que mejor se adapte a tu perfil de inversor, a tus expectativas económicas y a los plazos. En cualquier caso, debemos tener claro que la probabilidad de alcanzar un rendimiento mayor aumenta cuando el tiempo juega a nuestro favor.

Antes de elegir los tipos de inversión a largo plazo que más te convengan, es importante aprender a distinguir el riesgo del peligro. En el ámbito de las inversiones, el riesgo hace referencia a la probabilidad de que un suceso ocurra. Es la incertidumbre que asume un inversor o una entidad financiera derivada de los cambios y variaciones del mercado.

Por otro lado, el peligro es más bien una condición intrínseca con alto potencial de causar daño. Para comprenderlo mejor, te proponemos el siguiente ejemplo:

Imagina que inviertes tu dinero en una empresa que está prácticamente en la ruina y con muy pocas posibilidades de salir adelante, pero aun así decides confiar y apostar por ella. Pues bien, el riesgo de perder tu dinero pasaría a convertirse en un peligro puesto que es muy poco probable que salga a flote, al menos a corto o medio plazo.

Otro término es el riesgo controlado. Aunque nadie es capaz de saber con exactitud lo que pasará en el futuro, razonar y actuar según probabilidades y previsiones es mucho más conveniente que tomar decisiones e invertir desde el peligro y el desconocimiento absoluto.

diferencia riesgo y peligro
  1. Define un objetivo. ¿Durante cuántos años quieres invertir? Establece unos plazos que se ajusten a tus expectativas de ahorro.
  2. Analiza muy bien tu perfil de inversor. Este puede ser prudente, moderado o arriesgado. El nivel de conocimientos sobre inversión que tengas definirá, en gran medida, el riesgo que deberás asumir.
  3. Diversificar tu inversión es una de las mejores formas de reducir el riesgo asumido. Invierte tu dinero en distintas empresas, sectores e incluso en otros países y con diferentes grados de riesgo y horizonte temporal. Lo importante es que tu portafolio, por más variado que sea, se corresponda con tu perfil.
  4. Reinvierte de manera inteligente tus dividendos. Por supuesto, tienes plena libertad de disfrutarlos como mejor lo consideres, pero siempre teniendo en cuenta la posibilidad de invertir los intereses ganados. 
  5. Sé paciente y busca el asesoramiento de profesionales que te guíen y te ayuden a maximizar tus ahorros. Contacta con un asesor financiero y elige los fondos de inversión más adecuados a tu perfil y los productos financieros que mejor se correspondan con tus necesidades.
#ahorro #inversión #productosfinancieros #ahorro
mejorar rentabilidad ahorros
¿Tienes algún dinero ahorrado y quieres invertirlo pero no sabes qué opción es mejor? Te ayudamos a elegir el producto más adecuado para ti.
LEER ahora
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
OTROS SEGUROS
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
llama al 900 300 250
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.
Ver mapa asesores