Cómo los inversores pueden protegerse contra una inflación duradera

19/11/2021
Los bancos centrales mundiales y muchos inversores subestiman la probabilidad de que la inflación de los precios al consumidor resulte más alta de lo esperado y dure más de lo que se cotiza actualmente en los mercados financieros. Si bien no parece que se vuelva a un entorno de precios de la década de los 70, es cierto que los riesgos de inflación a medio plazo están sesgados al alza, y es posible que veamos un rebasamiento más regular de los objetivos de inflación de las instituciones monetarias próximamente. 
Protegerse de la infación

Esto es contrario al escenario de consenso, en cuanto a que el despegue de los precios es solo un fenómeno temporal. Sin embargo, puede convertirse en el pan de cada día y, como inversores, resulta interesante conocer cuál es la mejor defensa posible, dado que en estos escenarios es un buen ataque.

Ahora más que nunca los inversores deberían observar más de cerca cómo están posicionadas sus carteras para protegerse contra la inflación. Al tratar de determinar algunas de las formas óptimas de cómo cubrirse, hay que tener algunos aspectos clave. 

En primer lugar, una inflación más alta no siempre es un lastre para la rentabilidad de los bonos gubernamentales. Además, la tasa libre de riesgo real puede bajar (lo que hace que los precios de los bonos suban) si los mercados anticipan una desaceleración del crecimiento del PIB real y, en consecuencia, tipos más fáciles de los bancos centrales.

Mientras, los bonos corporativos suelen tener una relación compleja con la inflación. Por ejemplo, los inversores hacen suposiciones sobre el impacto del repunte del IPC en los beneficios empresariales, o las posibilidades de que se produzcan impagos de deuda. El comportamiento es mixto.

Mientras, respecto a la cotización de las compañías en bolsa, la inflación puede afectar las valoraciones de las acciones de múltiples formas. Por norma general los valores han obtenido mejores resultados en períodos de inflación moderada históricamente. Mejor incluso que las materias primas y el oro.

Al observar las rentabilidades en los últimos 50 años en todas las clases de activos te puedes hacer una composición de lugar de cuáles salen mejor parados de un entorno inflacionario. Al centrarnos en los períodos en los que la inflación de Estados Unidos era al menos del 2% –en un entorno inflacionario creciente– se observa que los activos mejor parados han sido las materias primas y el oro, con rentabilidades superiores al 6% y 8% anual la mayoría de los años. No obstante, la renta variable mundial y estadounidense, también han protegido generalmente contra la inflación.

Según este esquema, la renta variable es una cobertura que vale la pena considerar como inversores. Con un IPC sobre el 3% y 4% las acciones han generado históricamente fuertes rendimientos ajustados a la inflación, mejores que los bonos. Al final, las compañías cotizadas son activos reales y pueden proporcionar una protección sólida contra posibles sorpresas inflacionarias desagradables, especialmente en comparación con la renta fija. Con todo, los gestores activos aún pueden buscar rendimientos positivos cuando la inflación está aumentando en el espacio de los bonos.

Mientras, efectivamente, a las materias primas les ha ido incluso mejor que a las acciones en la mayoría de los entornos inflacionarios, pero las perspectivas pueden ser menos nítidas en el presente. La política económica que aborde el cambio climático podría crear algunos vientos en contra para los recursos energéticos, mientras que la demanda de metales industrializados, en particular el cobre, que es un conductor de calor y energía altamente eficiente, se verá reforzada por la “transición verde”.

La inflación va mermando el valor del efectivo. Por eso hay que dar el paso y decirse a invertir para intentar que tu patrimonio mantenga su poder adquisitivo. Una solución de inversión ajustada a tu perfil de riesgo te puede ayudar a luchar contra este enemigo. 

#ActiveInvest #Inflación #transiciónverde #valorefectivo
ahorrar segun edad
El ahorro es un hábito que todos deberíamos aprender desde nuestros primeros años de vida. Y es que cuanto antes comencemos a ahorrar, antes lograremos un nivel de ahorro suficiente para cumplir con nuestros objetivos o hacer realidad ese sueño por el que tanto nos hemos esforzado. Tengas o no un objetivo trazado en este momento, ahorrar es imprescindible incluso para hacerle frente a situaciones inesperadas que pueden llegar a trastocar nuestros planes. Ahora bien, ¿cuál es la mejor forma de ahorrar según nuestra edad?
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.