¿Cómo preparar tu plan de jubilación?

22/02/2021
No pensar en nuestra jubilación ni planificarla es un grave error. El retiro profesional es una cuestión que a todos nos llegará y por tal, debe ser considerado como un asunto importante si nos interesa mantener un buen nivel de vida cuando alcancemos cierta edad y estemos fuera del mercado laboral. Dicho esto, te preguntarás por dónde debes comenzar. Sigue estas simples recomendaciones y comienza a organizar tu futuro desde este mismo momento.
Después de años trabajando no mereces menos que disfrutar viajando o simplemente dedicar tu tiempo a aquello que te apasiona. Sea cual sea la visión que tengas sobre tu vida después de jubilarte, una de las primeras cosas que debes hacer es determinar tus objetivos y luego cuantificarlos. Es decir, determinar cuáles serían tus gastos mensuales y cuál sería la brecha entre las cuestiones que tendrás que cubrir y los ingresos que obtendrás de tu pensión. De este modo, podrás estimar cuánto dinero necesitarás acumular para complementar tu jubilación.
planificar la jubilación

El ahorro es tan importante para vivir con tranquilidad en la jubilación como para afrontar los imprevistos que puedan surgir en el camino a cualquier edad. Por tanto, hacer crecer nuestro dinero con la mayor antelación posible es vital para evitar ser sorprendidos por las vicisitudes de la vida.

Aunque en estos momentos no puedas ahorrar una cuantía muy elevada, intenta por todos los medios no desestimar el hábito del ahorro. Comprométete con este objetivo y sé constante. Aunque es aconsejable destinar, al menos, el 20% de nuestros ingresos al ahorro, existen distintas fórmulas para acumular dinero de acuerdo a tu edad y a la situación laboral en la que te encuentres. Independientemente de tus posibilidades económicas actuales, no descartes guardar un pequeño porcentaje de lo que entra a tu bolsillo cada mes

Ya sea que prefieras contratar un plan de pensiones o invertir en un seguro de vida ligado a fondos de inversión, es muy recomendable que tomes la decisión de la mano de un asesor profesional en la materia. Existen muchos productos de ahorro en el mercado, pero no todos tienen por qué ajustarse a tu perfil de riesgo y a tus necesidades.

Por otro lado, tendrás que ser flexible. El camino hacia la jubilación es largo y tendrás que estar dispuesto a reajustar tu planificación. Los cambios en la legislación y variaciones en el mercado son algunos ejemplos de situaciones que podrían hacerte modificar ciertos aspectos de tu ahorro.

1.    No pensar en tu salud. No podemos olvidar que a medida que nos hacemos mayores nuestra salud se va debilitando, por tanto es fundamental estar económicamente preparados para hacer frente a posibles enfermedades u operaciones. Contar con seguro de salud te permitirá disponer de asistencia médica, sin necesidad de impactar el dinero de tu jubilación.

2.    No tener en cuenta la inflación. ¿Qué poder de compra genera el dinero con el que cuentas a día de hoy? Imagina que guardas 100 euros en una hucha cada año y al año siguiente el IPC (Índice de Precios al Consumidor) se ubica en el 2%. Tu dinero tendría un poder de compra de 98 euros. En definitiva, no podemos planificar nuestra jubilación y nuestros ahorros sin tener en cuenta la inflación ni conocer su efecto sobre nuestro capital.

3.    Jubilarse con cuentas pendientes. Llegar a la jubilación con deudas pendientes como una hipoteca o altos saldos en tarjetas de crédito es perjudicial para nuestra salud financiera una vez llegado el retiro laboral. En estos casos, es mejor considerar aplazar la jubilación hasta mejorar nuestra situación de endeudamiento.

4.    No contar con asesoramiento profesional. Cuando de invertir nuestro capital en productos financieros se trata lo mejor es contar con un asesor experto que nos oriente hacia la toma de decisiones que nos ayuden a construir un patrimonio sólido a largo plazo. Esto es aún más necesario cuando carecemos de educación financiera.

5.    No aportar de forma regular al plan de ahorro. Hacer crecer nuestro dinero implica ser constantes y estar comprometidos con nuestro objetivo. Es aconsejable realizar aportaciones mensuales, ya que de este modo estarías diversificando el valor de adquisición de las participaciones.

6.    Empezar a ahorrar muy tarde. Pensar que a los veinte o treinta es muy temprano para comenzar a programar nuestra jubilación es un grave error. Nada más lejos de la realidad, ya que cuanto antes comencemos a ahorrar mayor será nuestra capacidad de acumular un capital suficiente que nos permita complementar la jubilación pública y vivir nuestro retiro con tranquilidad.

#coberturas #jubilación #pensiones #ahorro
¿qué es un plan de pensiones?
Una de las formas más conocidas de prepararnos para la jubilación consiste en la apertura de un plan de pensiones. No obstante, a pesar de que es un método del que todo el mundo ha oído hablar, sólo un 16% de la población cuenta con un plan de pensiones individual, muy probablemente porque desconocen cuál es su funcionamiento, así como los beneficios que comporta disponer de uno lo antes posible.
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.