¿Cómo puedo enfriar mi casa sin aire acondicionado en verano?

11/07/2022
¿Cómo puedo enfriar mi casa sin aire acondicionado en verano

Aunque dormir con el aire acondicionado encendido sería el escenario más cómodo, no podemos negar que este verano tenemos un factor importante en nuestra contra: la subida del precio de la luz. Por otro lado, para quienes no disponen de este aparato, instalarlo desde cero puede resultar costoso. 

Si a ello sumamos que cada mes nos cuesta más dinero hacer la compra y que tenemos que hacer frente a los compromisos mensuales (como el pago de la prima del seguro de hogar), la cuestión se complica y nos obliga a ser ingeniosos.

Cuando el calor apriete, pon en práctica estos trucos  y gánale la batalla a las altas temperaturas del verano. ¡Estamos seguros de que lograrás restar grados a la temperatura de tu vivienda!

Aislar el suelo, comprar plantas que absorben el calor, ventilar de noche…Seguramente has escuchado estas y otras ideas para refrescar la casa en verano, pero, ¿qué trucos funcionan realmente? ¡Vamos a verlo!

El paso más sencillo y más económico para enfriar la casa sin aire acondicionado es bajar las persianas y correr las cortinas para evitar que entren los rayos de sol en el hogar. La finalidad es evitar que desde muy temprano los rayos penetren directamente a través de los cristales de las ventanas y balcones produciendo que la temperatura del interior de la casa aumente.

También es aconsejable ventilar las habitaciones unos minutos a primera hora para aprovechar el aire fresco. Lo contrario ocurre al mediodía cuando el sol empieza a coger fuerza y el aire se vuelve mucho más cálido. Cierra las ventanas hasta que llegue la noche, excepto si hay episodios de calima o corrientes de aire caliente.

Es un truco sencillo, pero eficaz a la hora de intentar enfriar una habitación sin aire acondicionado. Antes de pasar tiempo en la habitación utiliza agua muy fría para pasar la fregona. El agua fría tomará el calor del suelo para evaporarse logrando que baje la temperatura de la habitación.
Las plantas son seres vivos que no solo decoran y alegran la casa, sino que sirven para enfriar la casa sin tener aire acondicionado. Gracias a que emiten oxígeno pueden ayudarnos a reducir algunos grados del termómetro. El aloe vera, la areca o palmera de bambú, el ficus y la sanseviera son plantas que requieren de pocos cuidados y ayudan a depurar las toxinas del ambiente a la vez que refrescan los espacios.

Los electrodomésticos y aparatos electrónicos emiten calor cuando están en funcionamiento. Limitar el uso de la nevera, por ejemplo, será casi imposible, sin embargo, podemos apagar la televisión si nadie la está viendo, apagar los ordenadores o procurar preparar recetas veraniegas que no requieran el uso del horno.

Apagar las luces de casa también es recomendable. No solo sirve para ahorrar en la factura de la luz, sino también para bajar la temperatura de casa. Especialmente los focos halógenos se calientan mucho y acumulan calor que luego se mezcla con el aire de la casa.

Para combatir el calor en casa un truco que nunca falla es colocar cuencos de agua con hielo en sitios estratégicos como las esquinas o bajo las ventanas. Identifica todos los sitios por donde pueda colarse el aire caliente y sitúa ahí los cuencos.

Otra opción es utilizar un humidificador para crear espacios húmedos y purificar el aire de estancias concretas.

Si el calor no te deja dormir, prueba a enfriar previamente la cama envolviendo una botella de agua helada en una toalla. También puedes probar colocando una bolsa de agua caliente llena hielo picado o agua helada. Otro truco es colocar por toda la cama toallas húmedas, compresas o paños húmedos enfriados en la nevera.

Si no te gusta la idea de colocarlos en la cama, puedes ponerlos en tu cuello o en la cama para bajar la sensación térmica durante la noche.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Estás listo para comenzar a ponerlos en práctica y ganarle la batalla al calor del verano? Desde Allianz te ayudamos a proteger tu hogar de las altas temperaturas. ¡Préguntanos cómo!

#consejos #segurohogar #verano