El Gobierno ha decretado el estado de alarma y tomado el control de la sanidad privada, por tanto, está todo bajo la gestión del Estado.

Se aconseja seguir las pautas del Ministerio de Sanidad y abstenerse de ir a los centros médicos, si no es una urgencia vital, para evitar contagios.

Las autoridades sanitarias recomiendan utilizar canales alternativos de atención médica sin necesidad de desplazarse, preferentemente por teléfono, ya sea a través del  seguro de salud (donde se sigue el protocolo marcado por Sanidad), o de los teléfonos habilitados por cada Comunidad Autónoma.