Cómo hacer un presupuesto familiar para ahorrar sin esfuerzo

17/11/2020

Se trata de un documento que podemos trabajar en distintos formatos para llevar un control de cuánto ingresamos y cuánto gastamos cada mes. Pero, además de plasmar todas esas entradas y salidas de dinero, el verdadero valor de un presupuesto familiar es que nos permite hacer proyecciones económicas y planificar mejor nuestro futuro a corto, medio o largo plazo. Además, podemos utilizarlo como una herramienta de organización para crear un calendario mensual con el que no se nos pase ningún pago, como por ejemplo el de la prima de nuestro seguro o la cuota del gimnasio.

Por otro lado, contar con una planificación económica familiar nos ayuda a tomar mejores decisiones basadas en nuestra situación financiera real. Asimismo, podremos tener una mejor visión de cuáles son nuestros gastos fijos y en qué momentos del año estos impactan más nuestro presupuesto del hogar.

Cuando controlamos y planificamos nuestras finanzas, absolutamente todo son ventajas. Si a fin de mes el dinero no te alcanza y no tienes idea de en qué lo gastas, presta atención a los beneficios que tiene poner en orden tu economía familiar a través de un presupuesto. ¡Toma nota!

  • Sin un presupuesto, es muy difícil que conozcas tu verdadera capacidad de ahorro. Cuando existe una planificación familiar en términos económicos, la posibilidad de ahorrar dinero se convierte en una realidad y pasamos de gastar desmesuradamente a construir un fondo que nos permita hacer frente a cualquier eventualidad.
  • Tendrás control sobre lo que gastas, puesto que desarrollarás una mayor conciencia sobre tus hábitos de consumo. Si tienes hijos, es una buena forma de inculcarles desde pequeños la importancia del ahorro.
  • Conocerás tu capacidad de endeudamiento, cuestión que cobra mayor importancia cuando formamos una familia y pretendemos, por ejemplo, comprar una casa nueva. Por otro lado, aprenderás a no asumir deudas innecesarias y a ser más prudente a la hora de comprometerte con nuevos acreedores.
presupuesto familiar

Esto es lo que debes incluir en tu presupuesto familiar si realmente quieres que se convierta en un instrumento financiero eficaz:

Ingresos. Registra tu salario neto y tus ingresos extras (en caso de contar con ellos). Si recibes prestaciones o ayudas, también puedes considerarlas como entradas de dinero.

Gastos fijos. Son todas aquellas obligaciones que tienes que cubrir obligatoriamente, como por ejemplo el colegio de los hijos, la renta de la casa, el seguro médico o los pagos de la tarjeta de crédito. ¡No dejes de anotarlos!

Gastos variables. Podemos decir que se trata de “imprevistos” cuyo importe puede variar en cada período. Pueden ser imprescindibles o no, pero, en cualquier caso, no son gastos regulares y por ese motivo tienes mayor margen de maniobra para controlarlos. Un cambio de neumáticos o una reparación en casa son ejemplos de este tipo de desembolsos.

Gastos superfluos. Son potencialmente peligrosos para nuestra economía si no aprendemos a controlarlos. Las compras compulsivas y de lujo son un claro ejemplo de gastos en los que podemos llegar a incurrir de manera excesiva. En este apartado también puedes incluir los famosos gastos hormiga: el café de la mañana, el pincho en el bar de casa o la compra de cigarrillos.

Ahorros. Por último, te invitamos a incluir una partida destinada a la reserva familiar. Bien optes por un fondo de inversión, por una cuenta de ahorro o por cualquier otro instrumento de ahorro, es fundamental que tengas un objetivo y empieces a construir, a tiempo, una economía sólida de cara al futuro. Independientemente de tu situación financiera actual, intenta guardar una pequeña parte de tus ingresos y hacer de ello un hábito para toda la vida.

 

Para llevar un mejor control de cada uno de tus movimientos, te recomendamos utilizar una hoja de cálculo que puedas compartir con los miembros de tu núcleo familiar.

1. ¿Presupuesto anual o mensual? No hay uno mejor que otro. Realmente dependerá de tu constancia a la hora de mantenerlo al día y anotar tus gastos. Escoger uno u otro también podría depender del estilo de vida de la familia.

2. ¿Cómo de exacta y específica quieres que sea tu contabilidad familiar? Lo primero es no obsesionarse. Anotarlo absolutamente todo y querer tener registrado hasta el último céntimo puede convertir un buen hábito en una completa frustración que termine por aburrirte.

3. Para llevar un seguimiento de tu presupuesto familiar, puedes utilizar alguna aplicación de gestión financiera y así tener a mano toda tu información sobre ingresos y gastos.

#ahorro #consejos #economíafamiliar #familia
mejorar rentabilidad ahorros
¿Tienes algún dinero ahorrado y quieres invertirlo pero no sabes qué opción es mejor? Te ayudamos a elegir el producto más adecuado para ti.
LEER ahora
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
OTROS SEGUROS
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
llama al 900 300 250
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.
Ver mapa asesores