Cómo cuidar de tu embarcación fuera de temporada

03/12/2020

 1. Realiza todas las reparaciones. No lo dejes para último momento ni mucho menos para el inicio de la buena temporada, pues te podrías arrepentir de no haber ganado tiempo suficiente durante el invierno. Aprovecha para restaurar todas aquellas piezas o partes que estén deterioradas por el uso o por el clima mismo.

2. Busca un lugar seguro para resguardarlo. Ya sea que lo dejes en el agua o en tierra, es aconsejable usar una lona para proteger tu embarcación. Cuando prefieras dejarlo fuera del mar, es imprescindible buscar un lugar seguro y contar con una póliza que te cubra en situaciones de robo.

3. Limpieza. Antes de guardar tu barco en un lugar seguro, tendrás que realizar una limpieza exhaustiva de todas las zonas. Un correcto mantenimiento de embarcaciones de recreo implica enfocarse en los suelos, cubierta, herrajes y molduras. No te olvides de quitar las velas y lavarlas adecuadamente con un jabón suave.

4. Cuida el motor. Esta es una de las cuestiones más importantes, puesto que de él depende el buen funcionamiento de tu embarcación. Asegúrate de usar un buen anticongelante para eliminar el agua salada que tanto daño causa. Asimismo, aprovecha el momento para cambiar el aceite y los filtros.

5. Revisa la batería y el sistema de luces. Como parte del mantenimiento de embarcaciones, es apropiado revisar el estado de la batería. Para evitar que se estropee, es importante cargarla cada mes, pero sabemos que esto puede ser prácticamente imposible si vives en otra ciudad. En su lugar, te recomendamos utilizar un cargador permanente, instalar un panel solar o simplemente desconectarla. Revisa que las bombillas no estén fundidas y que todas las luces funcionen perfectamente. Esto forma parte de tu seguridad.

mantenimiento barcos

6. Controla la temperatura interior. Lo ideal es mantener el interior de tu embarcación seco y ventilado para evitar la aparición del moho que puede crecer rápidamente durante el invierno. Para ello puedes emplear un deshumidificador para uso náutico.

7. Verifica el estado de toda la estructura, con el fin de detectar grietas o arañazos. Siempre que el daño no alcance la fibra, es posible hacer una reparación superficial con un gel especializado. De lo contrario, será necesaria la intervención profesional.

8. Examina cualquier fallo en las velas. Enfócate en las costuras o en posibles desgastes. Antes de guardarlas fíjate en las zonas en las que se genera más roce y tensión como el puño de amura o el puño de escota.

9. Antes de cerrar adecuadamente tu embarcación, da un último repaso a todos los objetos que dejarás dentro y que podrían dañarse. En ese caso, opta por sacarlos y almacenarlos en un lugar más adecuado para su conservación.

10.  Por último, pero no menos importante, asegúrate de llevar contigo todos los elementos de protección y emergencia, no solo por tu seguridad, sino también por cumplir con la reglamentación pertinente.

Sin duda, es bueno contar con un seguro que proteja tu nave ante robos, daños o accidentes. Un seguro de embarcaciones te ofrece otras garantías que podrían venir muy bien en un momento determinado, como la asistencia jurídica o financiera y, por supuesto, cobertura en caso de pérdida total o daños parciales. ¿Necesitas uno? En Allianz contamos con tres modalidades que te ofrecen las mejores y más completas garantías. Contacta con nuestros expertos y resuelve todas tus dudas.
#consejos #embarcaciones #segurobarcos #seguridadbarcos
playas costa brava barco
Comprendida entre las comarcas catalanas del Empordà y La Selva encontramos La Costa Brava, un lugar único e idílico para todo aquel que lo visita en barco.
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.