Durante los días más calurosos de verano, el aire acondicionado es muy útil para soportar las altas temperaturas. Sin embargo, abusar del frío puede perjudicar tu salud

 

Ahora que se acerca el verano, el aire acondicionado vuelve a tomar protagonismo en nuestro día a día sin que nos percatemos de los peligros que representa para la salud abusar de su uso diario. Aunque cuentes con el respaldo de tu seguro de salud, es importante que mantengas a raya el frío artificial, si  no quieres que la solución al calor se convierta en problemas de salud. 
 
El primero de ellos son los cambios bruscos de temperatura a los que nos sometemos: pasar de los 30º que puede haber en la calle a los 18º que nos permite el aire acondicionado dentro de casa, puede provocarnos enfermedades; igualmente dormir con aire apuntándonos directamente al cuerpo puede causarnos catarros, tos, faringitis, asma, dolores de cabeza, neumonía, lumbalgia y cervicalgia, entre otras patologías incómodas. 
 
Este último punto es especialmente delicado: el cuerpo reacciona ante el calor intenso produciendo sudor, una medida natural de refrigeración ante las altas temperaturas, pero si nos sometemos a un ambiente demasiado frío, creado artificialmente, la primera reacción que tiene nuestro cuerpo es contraer los músculos de manera brusca, pudiendo provocarnos desde una tortícolis hasta una parálisis facial temporal. 
 
¿Cómo evitar las posibles dolencias? 
- Mantener la temperatura del aire acondicionado entre los 23º y los 24º. Temperaturas más bajas que estas, no suelen ser demasiado recomendables y además, suponen un gasto excesivo de luz que no te conviene a nivel económico.
 
- Abrígate de manera adecuada antes de dormir. Aunque el aire no nos esté apuntando directamente, el frío que se acumula en la noche en la habitación puede ocasionar dolencias a largo plazo con las que tendrás que lidiar. Otra forma de evitar esta situación, es programando tu aire para que se apague a cierta hora de la noche, de esta manera el frío logrado hasta ese momento mantendrá la habitación fresca y dormirás con comodidad.
 
- En el caso del aire acondicionado del coche, lo ideal es emprender la marcha con las ventanillas abajo y encenderlo cuando hayan pasado unos minutos. De esta manera el enfriamiento será progresivo y no súbito.
 
 
La importancia de la higiene 
 
La limpieza también es fundamental para que el uso del aire acondicionado no incida negativamente en nuestra salud. Usar aparatos con filtros sucios puede ocasionarnos problemas en las vías respiratorias y en casos más extremos, en personas con condiciones médicas previas, puede generar enfermedades gastrointestinales.