alergia o intolerancia

 

11/11/2019. Las alergias alimentarias suelen ser inesperadas y pueden pasar desapercibidas al confundirse con malestares estomacales generales. Se estima que el 20% de la población mundial sufre o sufrirá de algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria, dos reacciones no tóxicas que, aunque parezcan similares, presentan características que hay que tener en cuenta a la hora de su diagnóstico y tratamiento. Hablamos de los síntomas y diferencias entre ambas y las distintas reacciones que un alimento nos puede provocar.

 

Las reacciones adversas de un alimento se clasifican en reacciones tóxicas (que son aquellas que pueden afectar a cualquier persona si se administra una dosis suficiente) y reacciones no tóxicas. Tanto las alergias como las intolerancias alimentarias son reacciones no tóxicas porque no son ocasionadas por alimentos contaminados, sino por deficiencias del organismo que le impiden procesar la comida de manera adecuada. Asimismo, las reacciones no tóxicas se clasifican en alergias e intolerancias alimentarias. 
 
 

Alergias alimentarias y sus síntomas

Las alergias alimentarias son ocasionadas por el sistema inmunológico, que interpreta un determinado alimento como un agente invasor y lo ataca como tal. Esto desencadena una serie de síntomas físicos que suelen manifestarse en la hora posterior a la ingesta. Pueden ser: 
 
Cutáneos: picor, enrojecimiento de la piel, dermatitis, urticaria y edemas en la boca, la lengua, los párpados o cualquier otra parte del cuerpo. 
 
Digestivos: náuseas, vómitos, dolores fuertes de estómago, diarreas prolongadas. 
 
Respiratorios: asma, rinitis, conjuntivitis o malestar en la faringe. 
 
Anafilaxia: es la reacción más peligrosa de todas. Suele ocurrirle a personas alérgicas a los cacahuetes, pero también puede ocasionarse por reacciones alérgicas a algunos alimentos, picaduras de insectos e incluso como respuesta al látex. Es muy peligrosa porque afecta a muchos órganos al mismo tiempo, incluyendo el corazón. Puede ocasionar mareos, desmayos, dificultad para respirar y tragar, dolor de pecho e hinchazón en la lengua, entre otros. Es necesaria la intervención médica inmediata para prevenir desenlaces fatales. 
 
El diagnóstico se lleva a cabo mediante diferentes pruebas médicas cutáneas con alimentos o extractos comerciales; análisis sanguíneos específicos o test de provocación controlada de alimentos controlada por especialistas. 
 
 

Intolerancias alimentarias y sus síntomas

Al igual que las alergias, las intolerancias alimentarias son reacciones adversas a los alimentos, pero de carácter no inmunológico. Ocurren porque el organismo no puede digerir correctamente un determinado alimento y esto provoca irritación en el sistema digestivo. La sintomatología se desencadena dependiendo de la cantidad de alimentos ingerida, mientras que en las alergias los síntomas se manifiestan tras el mínimo contacto con la comida y ocurren días después de haberla ingerido. Pueden ser: 
 
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Retorcijones
  • Diarrea
  • Irritabilidad 
  • Migraña
 
Las intolerancias más comunes son a la lactosa, la fructosa y el gluten. En el caso de la leche, ocurre por la incapacidad del cuerpo de producir lactasa para metabolizar y digerirla. Si reconoces algunos de estos síntomas y aún no tienes un diagnóstico sólido o un tratamiento adecuado para cuidar tu organismo, puedes encontrar a un alergólogo mediante la cartera de especialistas de tu seguro de salud