reparar humedades en bajos

 

04/11/2019. Aunque hemos vivido en comunidad la mayor parte de nuestras vidas, es mucho lo que no sabemos en cuanto a las leyes que nos amparan como parte de una Comunidad de Vecinos. Uno de los problemas más comunes son los de humedad, cuyas consecuencias pueden ser desastrosas si no se contienen a tiempo. Hoy respondemos a una de las tantas preguntas en este artículo.

 

Según la sentencia del Tribunal Supremo del 5 de marzo de 1964, estipula que se entiende como “suelo” el espacio de terreno sobre el cual está construida la edificación, y que las áreas nos edificadas se entienden como espacios comunes, al igual que el subsuelo del edificio, por lo tanto cualquier problema de humedad que se presente en estas áreas, incluso si afecta únicamente a los habitantes del bajo, tendrá que ser resuelta por la Comunidad en general, asumiendo el coste de la reparación. 
 
En cuanto a la humedad, una de sus manifestaciones más comunes son los daños por capilaridad, los cuales forman burbujas en la pintura, la debilitan y terminan desprendiéndola de la pared. Está causada por el agua contenida en el terreno sobre el cual está construido el edificio o por corrientes de agua cercanas a edificios muy viejos, en los que no se hacían trabajos para evitar filtraciones. 
 
En este sentido, si se comprueba que los daños por humedad ocurren por un problema del terreno en común donde está construido el edificio, se entiende que es un fallo estructural y tendrá que ser la Comunidad de Propietarios quien asuma el arreglo. En caso contrario, este tipo de arreglos no están cubiertos por los seguros para comunidades por considerarse una avería relacionada a la falta de mantenimiento. 
 
 

Otros escenarios relacionados con la humedad

Que el problema haya sido originado por el inquilino o propietario del piso al no haber arreglado una tubería o al no ventilar bien el espacio para evitar la condensación de humedad. En este caso, será el propietario quien corra con los gastos de reparación. 
 
Si la humedad se ha originado tanto por no hacerle el mantenimiento adecuado como por un problema del terreno donde está ubicado el edificio, los gastos pueden correr a partes iguales entre la comunidad y el propietario del piso.
 
Cuando se trata de un problema de humedad, lo importante es evaluar la situación y tomar una decisión tan pronto como sea posible, ya que cuanto más se demore la reparación peores serán los estragos. Si eres el inquilino o dueño de un bajo y estás en un problema similar, lo mejor es que lo comuniques cuanto antes al presidente de la comunidad.