vecino ruidoso

 

08/10/2019. Vivir en armonía dentro de una comunidad es posible cuando todos respetan las reglas acordadas para una buena convivencia pero, ¿qué sucede cuando alguna de las partes no cumple con este acuerdo? ¿Qué hacer si alguno de tus vecinos molesta con ruidos excesivos? ¿Cómo enfrentar la situación de falta de respeto en los horarios de descanso del resto?

 

Dentro de una comunidad, hay ciertas situaciones en las que son aceptables algunos ruidos provenientes de reparaciones o celebraciones puntuales dentro de los horarios acordados, pero cuando uno de los vecinos deja de respetar esta simple norma de convivencia es necesario tomar cartas en el asunto.
 
 
Pasos a seguir para mediar con un vecino ruidoso
 
Mediación directa: quizás sea un vecino nuevo o alguien que por primera vez está incurriendo en alguna falta que genera molestias dentro de la comunidad. Independientemente del caso, la mejor opción es acercarte con buena disposición a aclarar directamente lo que sucede. El diálogo puede estar sustentado por un recordatorio de las franjas horarias establecidas para hacer eventos, fiestas, recibir visitas o llevar obras a cabo.
 
 
Mediación con la junta de vecinos: si esta conversación no llevó a una solución o al menos a algún tipo de negociación, puedes reunirte con otros vecinos que estén en la misma situación, o acercarte directamente a la Junta Vecinal para plantear el problema ante la comunidad. Desde su rol de administrador, este grupo tiene la posibilidad de solicitar que el vecino ruidoso se acoja al reglamento. 
 
En el caso de que esta persona haya alquilado el espacio, la junta puede contactar con el dueño o arrendador para ejercer presión en el cumplimiento de las normativas, e incluso esta infracción podría llevar a una ruptura de contrato. ¿Qué hacer si el vecino ruidoso es el dueño de la propiedad? La Junta de Vecinos puede hacerle llegar por escrito una carta solicitando el cese de los ruidos y molestias, dejando claro que el último paso a tomar es el de la acción legal, ya que la ley ampara a la comunidad vecinal.
 
 
Denuncia legal: si todos los pasos anteriores se efectuaron sin ver un cambio en la actitud del vecino, puedes llamar a la Policía Nacional para intentar mediar en una situación en la que se niegue, por ejemplo, a disminuir el ruido de una fiesta ruidosa o si presumes que el ruido proviene de una situación de violencia familiar. Si este paso no produce ningún cambio en su comportamiento, puedes consultar con expertos penales para presentar una denuncia oficial de la situación, que puede acarrear desde la pérdida del contrato de arrendamiento hasta una multa para el vecino ruidoso.
 
 
Para llegar a interponer una denuncia penal necesitarás el nombre del vecino que causa las molestias, estar dispuesto a hacer la declaración de forma individual o como grupo de vecinos, ya que esta no puede ser anónima, tener una descripción detallada de los problemas generados por el ruido constante, contar con testimonios comprobables de otros vecinos y pruebas como videos, fotos o audios.
 
Recuerda que con tu seguro de hogar puedes tener acceso a asesoría legal en caso de que la necesitaras. Un equipo de expertos estará a tu disposición para guiarte sobre qué acciones y medidas puedes tomar.