Los drones de la DGT: Cómo vigilan, controlan y gestionan el tráfico

11/08/2021
Contratar un seguro de coche o una póliza de moto, respetar las normas de circulación y conducir con especial cautela es responsabilidad de cualquier persona que decida hacer uso de un transporte privado. Es tarea de las autoridades de tráfico velar porque estas cuestiones se cumplan y, para lograrlo, entre otros métodos emplean la vigilancia a través de drones. Son aeronaves sin tripulación que pueden ser empleadas tanto para uso recreativo como para fines profesionales. En esta ocasión nos centraremos en conocer cómo funcionan los drones en labores de vigilancia y control del tráfico.
Multas con los nuevos drones de la DGT

Actualmente, la DGT cuenta con 39 drones de vigilancia distribuidos prácticamente por todo el territorio español, a excepción del País Vasco y Cataluña que tienen estas competencias transferidas.

Respecto a su funcionamiento, todos cuentan con una cámara de alta definición con un alcance de visión de hasta 7 kilómetros. Trabajan en un radio de acción de 500 metros y cuentan con una batería cuya autonomía es de 20 minutos. La altitud operativa que pueden llegar a alcanzar es de hasta 120 metros.  

Para poner en marcha un dron para vigilar y controlar el tráfico, desde la DGT explican que el primer paso es elegir el tramo a vigilar. Son los jefes provinciales del Tráfico, los Centros de Control de la DGT y los subsectores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil quienes, en base a sus datos, determinan los tramos de vigilancia.

Ahora bien, para elegir dichas zonas, las autoridades respetan las limitaciones de uso de los drones por cuestiones de seguridad. Es decir que, quedan por fuera los espacios aéreos no controlados, las zonas que estén lejos de aeródromos y aeropuertos, entre otras.

A partir de ahí, la UMA (Unidad de Medios Aéreos) es quien termina de definir el listado de zonas y el calendario de fechas.  

Después de que se han decidido los puntos de vigilancia, se elige un punto seguro y cercano al tramo a inspeccionar donde se pueda aparcar la furgoneta de la UMA. Las autoridades colocan una manga de viento y señalan un perímetro de seguridad en el suelo para el despegue y aterrizaje del dron.
El siguiente paso es montar el dron y comprobar que su funcionamiento sea óptimo para comenzar a operar. Se verifica, entre otras cosas, la calibración del aparato y el estado de la cámara que debe permitir captar y grabar posibles infracciones sin ningún tipo de impedimento técnico.

Esta tarea está a cargo de dos operadores. La aeronave, aunque no es tripulada, siempre será controlada y operada por un piloto acreditado. Así pues, la cámara puede ser controlada por un funcionario de la UMA o por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, cuestión que condiciona la forma de notificación de la infracción.

La sanción se notifica en el acto si la cámara es controlada por un agente de la Guardia Civil. Si el responsable es un miembro de la UMA, entonces se tramitará un expediente a través de la Jefatura Provincial o del Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (CTDA).

Independientemente de quién esté controlando la cámara del dron de tráfico, la multa será remitida al conductor especificando que se trata de una infracción captada mediante el uso de un RPAS (sistema de aeronave pilotada por control remoto). También se adjuntan las imágenes de la maniobra que ha provocado la sanción.

Llegados a este punto el dron ya está listo para sobrevolar las inmediaciones de la carretera. Cabe destacar que, en ningún caso, cruzará la carretera durante su vuelo a menos de que lo autorice el operador.
La parte que menos agrada a los conductores, pero que es necesaria para procurar la seguridad vial en las carreteras. Cuando un conductor comete una infracción que es captada por el dron, una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil es avisada por el operador de la cámara del dron quien dará las instrucciones oportunas para que se detenga al conductor y se le notifique la apertura de un expediente sancionador.  

Las infracciones más comunes captadas por los drones DGT son:

  • Uso del teléfono móvil mientras se conduce
  • No utilizar el cinturón de seguridad
  • Obviar los sistemas de retención infantil
  • No respetar las prioridades de paso
  • Realizar adelantamientos indebidos o conducir sin mirar a la carretera
  • No respetar las marcas longitudinales de la calzada también es motivo de multa.
Recuerda que, si tienes contratada tu seguro de auto o moto con Allianz, tienes disponible un servicio gratuito de asesoramiento y trámite gratuito de descargo de denuncias.
#Motor #DronesDGT #Multasdetrafico
evitar accidentes al volante
Según cifras de la OMS (Organización Mundial de la Salud), cada año pierden la vida como consecuencia de accidentes de tráfico 1,35 millones de personas, mientras que entre 20 y 50 millones de individuos sufren lesiones no mortales. Las pérdidas económicas que supone un accidente de tráfico para las personas, sus familiares y la sociedad en su conjunto no dejan a nadie indiferente.
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.