No todos los cortocircuitos son explosivos o causan daños irreparables; muchos de ellos se van dando de forma progresiva y silenciosa dentro de nuestras paredes. Por suerte existen trucos muy sencillos que nos permiten detectar este tipo de fallos, solucionarlos a tiempo y evitar consecuencias mucho más graves.

 

Si cuentas con un seguro de hogar sabes que, ante cualquier accidente o avería que se te presente y que no puedas solucionar, dispones de un servicio técnico que te respalda. Sin embargo, cuando se trata de un cortocircuito, la ayuda puede llegar un poco tarde si no lo detectas a tiempo e intervienes para evitar daños mayores como electrodomésticos averiados o cableado afectado. Un cortocircuito puede producirse cuando dos cables hacen contacto entre sí, por un enchufe quemado o un arreglo eléctrico defectuoso. Al ser un  accidente doméstico del que nadie está exento, es vital aprender a reconocerlos, pues te puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

 

Pasos para localizar un cortocircuito

¿Qué puede estar mal? 
Lo primero que debes hacer es, precisamente, revisar todos los enchufes de la casa, pues muchas veces son los causantes de desactivar los controles del panel eléctrico central. Cuando contamos con una instalación eléctrica en óptimas condiciones ninguno de los electrodomésticos debería causar sobrecarga al estar enchufado. Sin embargo, al conectar demasiados aparatos a un solo enchufe usando alargadores, o al  conectar un aparato de mayor voltaje en un enchufe de menor carga eléctrica, podemos generar una sobrecarga que desemboque en un cortocircuito. Este tipo de accidentes pueden llegar a ser graves, ocasionando incluso incendios si no se solucionan a tiempo. 

 


¿Cómo detectarlo? 
Lo primero que hay que hacer para poder reconocer el problema y solucionarlo, es revisar el panel eléctrico principal de tu casa, detectar qué interruptor fue desactivado y ver a qué circuito de la casa corresponde. Lo sabrás porque los paneles eléctricos suelen tener una leyenda que especifica a qué zonas de tu casa responde cada uno de los circuitos. 


Una vez localices la zona afectada, dirígete a ella; apaga y desconecta todos los aparatos que tengas allí y luego reinicia el panel principal; si los interruptores no vuelven a desactivarse, es porque el daño viene de alguno de esos aparatos. Tras confirmar esto, conecta nuevamente uno a uno los aparatos y cuando vuelvan a desactivarse los interruptores, sabrás cuál es el causante del problema. Sobra decir como recomendación extra que no debes manipular el panel con las manos mojadas bajo ninguna circunstancia porque puedes sufrir una descarga eléctrica.


¿Y si no es ninguno de mis aparatos? 
Si ya has desconectado y conectado todos los aparatos de esa zona de la casa y el problema persiste, puede venir directamente del cableado interno de la casa. En ese caso, debes acudir inmediatamente a tu asesor de seguros y explicarle qué está ocurriendo para que te envíen un electricista cuanto antes. Como hemos comentado, un cortocircuito mal atendido puede ocasionar serios accidentes que pueden poner en peligro tu integridad y la de tu familia, así como dañar por completo tus aparatos eléctricos.