Cómo combatir la humedad en casa

30/07/2021

Para saber cómo bajar la humedad relativa en casa conviene entender qué es y qué la provoca. La humedad no es más que el vapor de agua presente en la atmósfera. Se puede medir de forma relativa (grado de humedad) o de forma absoluta.

La humedad relativa es la relación que existe entre la cantidad de humedad que contiene una masa de aire y la que abarcaría en caso de estar completamente saturada. Cuanto más cerca esté del 100% este valor, podemos decir que más húmedo estará el aire.

Por su parte, la humedad absoluta es la cantidad real de humedad en el aire. En otras palabras, es la cantidad de vapor de agua en el aire o en la atmósfera, indistintamente de la temperatura.

Cómo combatir la humedad en casa

El exceso de humedad relativa produce que el aire en el interior de tu vivienda sea de mala calidad, produciendo daños tanto para tu salud como para tu hogar. Si tienes animales y plantas en casa, estos también se podrían ver afectados por la humedad.

Estos son algunos de los daños en el hogar que pueden aparecer si no combates a tiempo la humedad excesiva:

  • Aparición y crecimiento de moho
  • Mal olor
  • Deterioro de los muebles de madera
  • Manchas de agua en techos, suelos y paredes

Y, ¿qué pasa con tu salud? Según la Guía para el Control de la Humedad en el Diseño, Construcción y Mantenimiento de Edificaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés), existe una relación entre el exceso de humedad y la aparición de efectos adversos para la salud:

  • Dificultad para respirar.
  • Tos y alergias respiratorias.
  • Desarrollo de asma.
  • Disnea (falta de aire al respirar).

En cambio, en ambientes muy secos, las mucosas y la garganta se secan y aumenta el riesgo de padecer de gripe y resfriados.

Bajar la humedad de una habitación o del interior de nuestra casa en general, implica lograr que esta se sitúe entre el 30% y el 50% en función de la temperatura exterior. Para conseguirlo, te compartimos algunas recomendaciones. ¡Pequeños cambios que harán la diferencia!

Desde que el coronavirus llegó a nuestras vidas, ventilar los espacios cerrados ha sido una de las recomendaciones que más han compartido los expertos. Cuando se trata de combatir la humedad, también lo es.

La falta de ventilación es una de las principales causas de la aparición de la humedad, por lo que resulta fundamental abrir las ventanas, como mínimo, 10 minutos al día.

    Si vives en un lugar muy cerrado con pocas posibilidades de ventilación natural, entonces conviene que tengas a mano un deshumidificador. Este aparato reduce la humedad ambiental filtrando el aire y depositando el aire resultante de la condensación en un recipiente para ello.

En la medida de lo posible, echa la ropa a secar en la terraza, jardín o tendedero exterior. Para evitar que las prendas húmedas incrementen el problema, lo mejor es secar la ropa al aire libre.

Si no tienes suficiente espacio en el exterior y la única opción que te queda es secar la ropa dentro de casa, entonces procura abrir las ventanas de toda la casa para permitir que el aire circule mejor.

El baño es una de las zonas de la casa que más humedad acumula. Y es que, cuando nos duchamos, una buena parte del agua pasa al ambiente en forma de vapor produciendo un aumento del grado de humedad en la casa.

Instalar un extractor de aire puede ser una alternativa relativamente económica y sencilla.

Las plantas dan vida al hogar, pero algunas requieren mucha agua para vivir. Aquellas que requieren mucho riego contribuyen a la creación de ambientes más húmedos. En consecuencia, conviene ser muy cuidadosos con la elección y pedir ayuda a un profesional en la materia.

No se trata de no tener plantas en casa, sino de elegir las adecuadas.

Las fugas en este tipo de instalaciones están a la orden del día, sobre todo si se trata de edificaciones muy antiguas. El problema es que cuando estas pérdidas de agua son muy pequeñas es más difícil localizarla y determinar su origen.

Es vital contar con un profesional que cada cierto tiempo de mantenimiento a estas instalaciones. Por otra parte, es importante prevenir el atasco de las tuberías adoptando buenos hábitos en casa como usar tapones con rejillas o depositar los residuos en los contenedores adecuados.

Otra forma de bajar la humedad relativa en casa es utilizando el extractor de la cocina. Cuando estés preparando guisos, arroces, sopas o cocidos, acostúmbrate a encender la campana extractora.

Dado que la preparación de este tipo de alimentos produce mucho vapor, encender el extractor puede ayudar a evitar que la humedad se distribuya por otras zonas de la casa.

Además de poner en práctica todos estos consejos, recuerda revisar tu poliza de hogar  y verificar si cuentas con asistencia para la reparación de daños causados por humedades. Una póliza completa no solo puede ayudarte a solucionar el problema, sino también a prevenirlo. Desde Allianz ponemos a tu disposición seguros que se adaptan a tus necesidades y presupuesto. ¡Pide presupuesto ahora!
#hogar #segurodehogar #combatirhumedad #humedadvivienda
trucos evitar atascos tuberías
Una de las averías más comunes del hogar es el atasco de las tuberías. Un problema que, si bien se puede convertir en un auténtico dolor de cabeza, puede prevenirse siguiendo algunas recomendaciones muy sencillas. Para que sepas cómo actuar, qué productos utilizar y cada cuánto necesitas darle mantenimiento de la mano de un profesional, desde Allianz te hemos preparado algunos consejos para que no se te escape nada.
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.