Ahorrar energía con la nevera: 6 consejos

25/05/2022
Ahorro energético nevera

Sabemos que se trata de un aparato indispensable para el correcto funcionamiento de nuestra vida diaria, pero ¿cómo ahorrar energía con la nevera? En el siguiente artículo queremos daros algunos truquillos para ello, pero antes de empezar, te recordamos que tu dummy seguro de hogar Allianz incluye una garantía de reparación de electrodomésticos que puedes usar en caso de necesitarlo.

Ahora sí, ¡busca papel y lápiz, que empezamos! 

Es importante que ubiques tu frigorífico en un lugar de la cocina donde no reciba la luz directa o indirecta del sol ni calor de ninguna otra fuente (hornos, radiadores, fogones). Asimismo, es necesario velar por que reciba buena ventilación y asegurarnos de que sus rejillas de ventilación no queden bloqueadas, de esta manera funcionará sin hacer esfuerzos extra para seguir funcionando.
Cuando dejamos pasar demasiado tiempo sin limpiar la parte trasera de nuestra nevera, el polvo acumulado empieza a hacer efecto obstruyendo las vías de respiración. Esto va a generar que tenga que “esforzarse” más para funcionar de manera óptima, lo que se traduce en un gasto energético mayor. En el cumplimiento de este consejo entra en juego la ubicación de la nevera en tu cocina, pues en la medida en que esté en un lugar accesible, con espacio a los lados y en la parte de atrás, será más fácil de mover para alcanzar las partes más difíciles. 
A veces menos es más. Con esto queremos decir que bajar demasiado la temperatura de la nevera para tener alimentos y bebidas más frías (algo perfectamente lógico durante los meses de verano) aumentará el gasto energético de la misma.  Ten en cuenta que entre más productos guardes, mayor será el consumo. Un consejo para lograr que el frío del interior se reparte más uniformemente es evitar que los alimentos toquen la pared trasera.

    Aunque la mayoría de neveras modernas son ‘no frost’, la escarcha y el hielo tienden a acumularse especialmente cuando no la limpiamos con regularidad. Tener escarcha no es sinónimo de un funcionamiento óptimo; por el contrario, entorpece el enfriamiento de la nevera entera y puede aumentar el gasto energético hasta en un 30%.

    Cada vez que abrimos la nevera estamos generando un gasto de energía, pues pierde frío y necesita poner su maquinaria en marcha para recuperarlo. Aunque parezca tonto, una buena manera de optimizar las veces que debemos abrir la nevera es etiquetar todos nuestros alimentos y ordenarlos de manera cómoda nos permitirá tomar lo que necesitamos de forma rápida y reducir el tiempo que tenemos las puertas abiertas durante el día. 

Cerramos esta ronda de consejos con uno muy básico: cuida lo que guardas y cómo lo guardas en tu nevera. Entre las prisas de nuestra rutina nos resulta cómodo guardar alimentos calientes en la nevera o descongelar aquellos que necesitamos usar durante el día, pero ambas prácticas suponen un gasto adicional sutil pero importante de energía.  No olvides tapar todos los alimentos que guardes y tapar las bebidas, de manera que la condensación no termine por generar humedad innecesaria dentro de la nevera
#hogar #segurohogar #ahorrar #electrodomesticos
En Allianz tenemos una amplia gama de seguros. ¡Consúltalos!
¿Necesitas contactar con nuestro servicio de atención al cliente? Llámanos
Tenemos un asesor experto cerca de ti. Encuentra el tuyo.